sábado, 15 de diciembre de 2012

Dos naves de la NASA se estrellan en la Luna

Dos naves de la NASA se estrellan en la Luna
Una pareja de naves espaciales de la NASA, de la misión Gravity Recovery and Interior Laboratory (GRAIL),se estrellará contra una montaña cerca del polo norte de la Luna el próximo lunes. Las sondas han conseguido generar el «mapa gravitatorio» de mayor resolución obtenido hasta ahora de nuestro satélite natural, pero su órbita baja y el bajo nivel de combustible imposibilitan que sigan realizando más operaciones científicas, según ha informado la agencia espacial.

Las GRAIL han trabajado en órbita a una altura de 55 kilómetros sobre la superficie de la Luna durante la mayor parte de la misión, pero el 30 de agosto pasado descendieron hasta 23 kilómetros. Ahora, antes de su final destructivo, tienen que hacer un último experimento, esta vez de ingeniería. Recibirán la orden de mantener encendidos sus motores hasta que consuman todo el combustible, lo que permitirá a los expertos conocer con precisión cuánto queda en sus depósitos, un dato importante para calcular el consumo en futuras misiones y operarlas más eficazmente, explica la NASA.

Ebb y Flow, como fueron denominadas las dos sondas, se colocaron en sus órbitas entre el 31 de diciembre de 2011 y el 1 de enero de 2012, y pronto iniciaron su labor de retratar la estructura interior y la composición de la Luna. Con estos datos fueron capaces de elaborar el mejor mapa gravitatorio de nuestro satélite, que ha revelado un gran número de características del paisaje lunar nunca antes vistas con detalle. Entre ellas, la morfología del terreno volcánico, las cuencas, los picos centrales de los cráteres y muchos nuevos cráteres de impacto de todos los tamaños y forma perfectamente circular. Además, los datos demuestran que el campo gravitatorio de la Luna no se parece al de la Tierra ni a al de ningún otro planeta rocoso de nuestro sistema. El mapa proporcionará una mejor comprensión de cómo nuestro mundo y otros planetas rocosos se formaron y evolucionaron.

«54 minutos antes del impacto haremos una última observación, encendiendo los motores para determinar con exactitud cuánto combustible queda en los tanques», afirma David Lehman, del Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA. Ese encendido durará menos de nueve minutos. Tras ello, las gemelas se dirigirán a la cima de la montaña lunar y acabarán su misión.

viernes, 7 de diciembre de 2012

Misiones privadas a la Luna para el año 2020

Misiones privadas a la Luna para el año 2020
Una empresa de Colorado impulsada por ex directivos de la NASA ha anunciado su intención de lanzar misiones privadas a la Luna para el año 2020. La compañía Golden Spike asegura que el presupuesto estimado para cada viaje lunar sería de unos 1.500 millones de dólares, mucho menos de lo que un proyecto similar le costaría a la agencia espacial estadounidense.

"Nuestro objetivo es crear un sistema de transporte lunar fiable y económicamente rentable", explica Gerry Griffin, ex director de vuelos del programa Apolo en la NASA y director ejecutivo de la nueva empresa.

Las expediciones lunares de Golden Spike aprovecharían la tecnología de los cohetes y las naves que se están desarrollando ahora mismo para enviar a los astronautas de la NASA a la Estación Espacial Internacional, tras la jubilación de los antiguos transbordadores.

Dependiendo del número de turistas espaciales que compren un billete a la Luna, la compañía afirma que podría volar su primer misión al satélite terrestre antes de 2020, pero de momento no ha dado detalles sobre potenciales clientes. La primera misión supondría una inversión de entre 7.000 y 8.000 millones de dólares, según reconoce el presidente de Golden Spike, Alan Stern, ex vicedirector de los programas científicos de la NASA.

Pero una vez que se lanzara el vuelo inaugural, los costes de una misión de dos personas, que pasarían hasta 48 horas en la Luna, descenderían a unos 1.500 millones de dólares.

"Esto cambiaría las reglas del juego completamente", ha explicado Stern en una teleconferencia con un grupo de periodistas en Washington. "Podríamos lanzar misiones lunares por el coste actual de una misión robótica de la NASA".

El presidente de Golden Spike, sin embargo, se negó a precisar cuántas misiones necesitaría vender la compañía para obtener beneficios. "Tres o cuatro serían insuficientes, tendríamos que vender unas cuantas más. Pero tampoco sería un número ridículamente alto", dijo.

Los potenciales clientes de la compañía podrían ser agencias espaciales de algunos países, corporaciones, centros de investigación y multimillonarios aficionados al espacio.

"Podríamos ofrecer misiones viables para países de tamaño medio como Corea, Indonesia o Sudáfrica, a los que les costaría mucho más desarrollar esta tecnología", aseguró Stern.

Golden Spike no es la primera compañía que ofrece misiones privadas a la Luna. Otras empresas como Moon Express también han lanzado proyectos similares.

"Si encontráramos suficientes inversores para arrancar, podríamos volver a la Luna en unos 10 o 15 años para intentar aprovechar sus recursos energéticos y usarlos aquí en la Tierra", declaró el ex astronauta del programa Apolo Harrison Schmitt, que también se ha unido a Golden Spike. "Creo que es posible lograrlo".

REUTERS

Primer mapa de alta resolución del campo gravitatorio de la Luna

Primer mapa de alta resolución del campo gravitatorio de la Luna
La corteza de la Luna es más delgada de lo que se había estimado: tiene un grosor de entre 35 y 43 kilómetros y no 50 o 60. Además, muestra las marcas de un intenso bombardeo de meteoritos durante millones de años, por lo que está muy fracturada. Son los resultados de la misión espacial Grail, de la NASA, que ha estado midiendo las ligerísimas variaciones en el campo gravitatorio del satélite desde principios de este año. Los datos tomados han permitido a los científicos trazar el mapa más detallado hasta la fecha de la corteza lunar. Los primeros resultados científicos de la misión se presentan esta semana en la revista Science.

La Grail es una misión peculiar que aplica una técnica de medida gravitatoria nunca antes utilizada en la Luna. Se trata de dos satélites gemelos que giran en torno al satélite natural terrestre a una distancia no superior a los 200 kilómetros conectados por radioseñales. Unos instrumentos especiales miden con precisión de centésimas de micra la distancia entre uno y otro. Cuando el primero de ellos es atraído hacia la Luna porque sobrevuela un lugar donde hay una montaña o rocas especialmente masivas en el subsuelo, aumenta ligeramente la distancia con el segundo artefacto, el que va detrás. Esas variaciones en la distancia se traducen en un mapa tridimensional de variaciones en la atracción gravitatoria en el que los científicos pueden leer la estructura interna de ese cuerpo celeste.

El campo gravitatorio lunar conserva el registro del intenso bombardeo que caracterizan todos los cuerpos planetarios rocosos y revela las fracturas que se extienden hacia el interior de la corteza y, posiblemente, también el manto, explica Maria Zuber (del Instituto de Tecnología de Massachusetts), investigadora principal de la misión. En la Tierra se han borrado con el paso del tiempo los rasgos geológicos primitivos, pero la Luna se ha mantenido relativamente estable durante miles de millones de años, por lo que los científicos la ven como un registro en sus rocas de procesos que ocurrieron en el pasado remoto, explican los expertos del MIT. Ahora, el nuevo mapa gravitatorio desvela una corteza mucho más fracturada de lo que se pensaba, lo que da una idea del tremendo bombardeo que sufrió en el pasado y que debió ser similar en otros cuerpos del Sistema Solar interior. “Esto supone una gran sorpresa y va a hacer que mucha gente se plantee su significado en la evolución planetaria”, dice Zuber...

ELPAIS.com

domingo, 28 de octubre de 2012

Un meteorito pudo provocar que las dos caras de la Luna sean diferentes

Un meteorito pudo provocar que las dos caras de la Luna sean diferentes
El impacto de un meteorito, que dejó un gran cráter sobre la superficie lunar, podría ser la causa de que las rocas a uno y otro lados de la Luna sean diferentes, según informa la revista científica «Nature Geoscience».

Científicos japoneses defienden que la gigantesca cuenca conocida como Oceanus Procellarum (Océano de las Tormentas) y situada en la cara visible de la Luna podría ser, en realidad, el cráter dejado por el impacto de un meteorito en los primeros años de la existencia del satélite natural de la Tierra, hace probablemente más de 4.000 millones de años. «Dado que los rasgos del terreno en la cuenca Procellarum se han perdido prácticamente por completo, la superficie lunar en esa zona debió haber sido muy caliente y blanda en aquel entonces», explicó a Efe el investigador Ryosuke Nakamura, del Instituto Nacional para la Ciencia y la Tecnología Avanzada de Tsukuba (Japón).

Este fenómeno sería el responsable de la creación de la cuenca, y explicaría por qué la superficie de la cara visible de la Tierra está formada en un 30 por ciento por rocas basálticas, apenas presentes en el lado oculto. El equipo de Nakamura estudió la composición de la superficie lunar a partir de datos obtenidos con la sonda japonesa Kayuga/Selene, que estuvo en órbita entre 2007 y 2009.

De esta forma descubrieron una elevada concentración de piroxenos en el lado visible de la Luna, concretamente en los alrededores de la cuenca Procellarum, de más de 3.000 kilómetros de diámetro, y en otras dos cuencas cercanas, Imbrium y Aitken. La presencia de estos silicatos indica que el manto lunar se derritió y parte de sus materiales salieron a la superficie, algo que según Nakamura encaja con las consecuencias del impacto de un meteorito de grandes dimensiones.

EFE

jueves, 18 de octubre de 2012

Nuevos estudios apoyan la teoría de que la Luna es 'hija' de la Tierra

Nuevos estudios apoyan la teoría de que la Luna es 'hija' de la Tierra
Hace unos 4.500 millones de años se supone que un choque entre la joven Tierra y otro planeta originó el material con el que se formó la Luna. Según el modelo, nuestro satélite debería tener los elementos de aquel planeta desaparecido, pero son compuestos terrestres los que aparecen en las muestras lunares. Esta semana se publican en Nature y Science tres estudios que arrojan luz sobre esta contradicción.

Tres estudios publicados esta semana en las revistas Science y Nature vienen a apoyar una de las teorías que se barajan sobre el origen de la Luna: el satélite se formó a partir del material que se 'escapó' de la Tierra cuando otro astro chocó contra ella.

Las rocas volcánicas de la Luna presentan menos concentración de cinc pero con más isótopos pesados de este elemento que las rocas de la Tierra y de Marte. Así lo confirma un estudio que investigadores de la Universidad Washington en San Luis (EEUU) presentan esta semana en Nature.

Este hallazgo tan específico ofrece pistas sobre el origen de nuestro satélite. La comunidad científica suponía que los elementos más ligeros de la Luna se habían evaporado hace tiempo de su seca superficie y que, por eso, los poco volátiles deberían ser más abundantes, pero no tenía pruebas concluyentes.

Ahora, la detección de mayor presencia de isótopos pesados de cinc en muestras lunares –recogidas en las misiones Apolo– confirma esta hipótesis.

Los nuevos datos son consistentes con una evaporación a gran escala –y en mayor proporción de elementos ligeros– acaecida cuando un cuerpo planetario del tamaño de Marte impactó con la Tierra hace 4.500 millones de años.

La colisión produjo el material que, con el tiempo, formó la Luna; y donde hasta ahora se han identificado compuestos similares a la Tierra y no a los de Theia, el nombre con el que se ha bautizado al planeta que chocó.

En la revista Science también se publican otros dos estudios que apoyan la formación de la Luna con material terrestre. Se trata de simulaciones computerizados efectuadas por dos grupos de forma independiente, uno coordinado desde la Universidad de Harvard y otro desde el Southwest Research Institute en Boulder (EE UU).

El primer equipo muestra que un impacto gigante en una Tierra primitiva de giro rápido pudo originar un disco de material terrestre que sirvió para formar el lunar. El modelo revela que un sistema Tierra-Luna primitivo girando rápidamente no tuvo por qué haber tenido siempre el mismo momento angular, como se pensaba hasta ahora, sino que esta magnitud se pudo ir reduciendo hasta su valor actual gracias a la influencia gravitacional del Sol.

Por su parte, el segundo grupo simuló colisiones gigantes de planetas con una masa similar a la de la Tierra, pero a velocidad más baja. Los resultados también se ajustan a la composición química similar de nuestro satélite y el manto terrestre, aportando evidencias de que la Luna se pudo haber formado a partir de la Tierra.

SINC

miércoles, 17 de octubre de 2012

Rusia quiere volver a la Luna

Rusia quiere volver a la Luna
Rusia quiere volver a pisar la Luna. Su objetivo es viajar al satélite en 2015 para lo cual creará un módulo de descenso lunar, según ha informado el director general del consorcio aeroespacial Lavochkin, Víctor Jartov. "Queremos demostrarnos a nosotros mismos que somos capaces de aterrizar en otros lugares", ha señalado.

El experto ruso ha indicado que también se pretende enviar otra nave que se encargará de buscar muestras de hielo en la Luna y traerlas a la Tierra para su estudio. Además, planean la construcción de un vehículo robótico que explore el suelo lunar.

El programa lunar ruso consta de los proyectos Luna-Glob y Luna-Resurs relacionados, en particular, con la investigación de las zonas subpolares del satélite, donde deben existir grandes reservas de hielo.

Con estas iniciativas Rusia quiere limpiar la imagen de su programa espacial que desde 2011 ha sufrido varios reveses. Entre ellos, destaca la pérdida de la estación automática Fobos-Grunt, que, por un fallo en sus propulsores quedó en órbita terrestre y dos meses después de su lanzamiento cayó descontrolada en aguas del océano Pacífico.

"La lección más importante del fracaso de la Fobos-Grunt es que todas las grandes cosas hay que hacerlas paso a paso", ha señalado Jártov al respecto. En este sentido ha apuntado que Rusia no realizaba un proyecto como el de Fobos-Grunt desde hacía treinta años.

A su juicio, el problema es "querer dar un gran salto". "Primero hay que llegar a la superficie de la Luna y, después de un tiempo, con ayuda de un aparato más pesado, se sacará hielo a una profundidad de dos metros", ha explicado.

Del mismo modo, Jártov destacó que la conquista del espacio siempre se ha acompañado de fracasos y recordó que de las 58 misiones lunares soviéticas, la mitad fueron fallidas.

EUROPA PRESS

lunes, 15 de octubre de 2012

El viento del Sol puede inducir la formación de agua en la Luna

El viento del Sol puede inducir la formación de agua en la Luna
Científicos de EE UU han comprobado que el agua detectada en algunas rocas lunares contiene isótopos de hidrógeno muy parecidos a los de viento solar, por lo que podrían tener ese origen. El hallazgo, que esta semana se publica en Nature Geoscience, abre una nueva vía para comprender las fuentes de agua del sistema solar.

Las rocas que se recogieron en la Luna durante las misiones Apolo de los años 60 y 70 no dejan de deparar sorpresas. Los científicos ya habían observado la presencia de agua en algunas de las muestras, y ahora, según un estudio que publica Nature Geoscience, también se sugiere que el viento solar podría estar detrás de la formación de esa molécula.

Un equipo de tres universidades estadounidenses, liderados desde la de Tennessee, ha confirmado que en los granos vítreos de las muestras hay “cantidades significativas” de hidroxilo (OH), procedente de micrometeroritos –meteoritos de tamaño inferior a 1mm– que han ido impactando con nuestro satélite.

Pero los investigadores han ido más allá y han comprobado que la composición isotópica del hidrógeno de ese material sugiere que parte del hidroxilo procede de las partículas que trae el viento solar, ya que su composición geoquímica es similar.

El estudio apunta, por tanto, que el viento solar proporciona iones de hidrógeno a la superficie de la Luna, y que podrían quedar atrapados en zonas como los polos. Después se convertirían y almacenarían como hidroxilo y agua en los granos del regolito (capa supeficial) de nuestro satélite, donde las sondas también han detectado la presencia de estas moléculas.

El trabajo propone que un mecanismo similar podría aportar hidroxilo a las superficies de otros cuerpos rocosos donde el viento solar interactúa directamente con su superficie, como Mercurio o el asteroide Vesta.

El experto francés Marc Chaussidon, de la Universidad de Lorraine, apunta también en Nature Geoscience que estos hallazgos "abren la puerta a una nueva fuente de agua para los cuerpos interiores del sistema solar".

SINC

martes, 25 de septiembre de 2012

La Luna, vista en tres dimensiones

La Luna, vista en tres dimensiones
Científicos de la Universidad de Arizona han desarrollado una forma de explorar la Luna en tres dimensiones, utilizando los datos de la Lunar Reconnaissance Orbiter (LRO), una sonda de la NASA destinada a la exploración de nuestro satélite natural. Mediante la combinación de imágenes tomadas desde ángulos diferentes, el sistema genera automáticamente completos mapas 3D de la superficie de la Luna.

La visión humana ve en tres dimensiones porque nuestros ojos están ligeramente separados, lo que nos permite contemplar el mundo desde dos puntos de vista diferentes a la vez. Nuestro cerebro interpreta las dos imágenes y las combina en una sola imagen tridimensional.

La Lunar Reconnaissance Orbiter no puede hacer este truco, ya que orbita muy por encima de la superficie de la Luna y solo puede ver desde un único ángulo a la vez. Sin embargo, las imágenes tomadas en órbitas diferentes, desde ángulos diferentes, pueden combinarse entre sí para reconstruir una imagen en tres dimensiones. Todo lo que se necesita es un cerebro digital para combinar los distintos ángulos.

Este «cerebro» ha sido presentado durante el Congreso Europeo de Ciencia Planetaria, que se celebra estos días en Madrid. El equipo ha desarrollado un sistema de procesamiento automático que alinea y ajusta las imágenes de la LRO, y las combina en imágenes que se pueden ver usando estándar con lentes especiales 3D, con un color diferente para cada ojo. Este tipo de imagen se conoce como un anaglifo.

Los autores de estos anaglifos creen que ayudarán a los científicos a comprender mejor la estructura en tres dimensiones de la superficie lunar, al mismo tiempo que harán el conocimiento de la Luna más accesibe al público en general.

ABC.es

martes, 28 de agosto de 2012

«Luna azul» el viernes 31 de agosto

«Luna azul» el viernes 31 de agosto
Agosto de 2012 vivirá dos lunas llenas. Este fenómeno se conoce como «luna azul» y ocurre aproximadamente cada dos años y medio. Aunque hay una luna llena cada 29 días, no es tan sencillo que cuadren de esta manera en el calendario.

De este modo, agosto se convierte en el mes de la «luna azul», ya que se produjo una luna llena el pasado día 2, y ahora presenciará la del próximo 31.

Los astrónomos han indicado que no existe relación alguna entre este fenómeno y la época del año. Se podría producir en cualquier mes, excepto en febrero, que como sólo tiene 28 días no puede tener «luna azul».

Como curiosidad, en 1999 hubo dos meses de «luna azul» en un mismo año. En enero y en marzo. Este fenómeno se da entre tres y siete veces en cada siglo. Puesto que el mes de febrero es el único cuya duración es inferior al ciclo lunar, la primera siempre se produce en enero y la segunda, en orden decreciente de probabilidad, en marzo, abril o mayo.

Por último, los astrónomos destacan que el nombre del fenómeno no tiene nada que ver con el color, ni la apariencia del satélite. El término «luna azul» se tradujo literalmente del inglés, en donde «azul», en este caso, tendría el significado de «traidor».

EUROPA PRESS

jueves, 23 de agosto de 2012

El misterio de las manchas blanquecinas en la Luna

El misterio de las manchas blanquecinas en la Luna
La superficie de la Luna es, en general, bastante oscura. Y también aburrida. El satélite no tiene atmósfera, ni tectónica de placas, por lo que el ajetreo en la superficie es mínimo. Salvo si cae un meteorito, las cosas se quedan como y donde estaban. Por eso los científicos estaban intrigados con unas manchas blanquecinas, a veces de cientos de kilómetros, que pueblan su superficie. ¿Qué fenómeno las causa?

Cada una de las manchas blanquecinas —de las que hay contabilizadas más de una docena— identifica la existencia de un pequeño y débil campo magnético. Aunque era casi indudable que entre ambos fenómenos había una relación, nadie había explicado con certeza —y pruebas— cómo era ésta.

¿Puede un campo magnético aclarar —como si de lejía se tratase— el regolito lunar? En realidad, lo que hace es evitar que se oscurezca. Como si fuese un escudo de energía, desvía una parte del viento solar que llega a la superficie de la Luna, y lo distribuye en sus alrededores.

Algunos modelos teóricos de esta explicación se habían puesto a prueba con anterioridad, y los resultados no cuadraban. Aun así, un grupo de científicos dedicados a desarrollar escudos energéticos para naves espaciales —que, en el fondo, tienen un cierto parecido con las anomalías magnéticas de la Luna— quiso poner a prueba la hipótesis de manera experimental.

Hicieron las modificaciones pertinentes a sus aparatos para replicar en el laboratorio las anomalías magnéticas lunares. Simularon el viento solar con un chorro de protones y electrones y estudiaron qué pasaba cuando lo disparaban hacia un pequeño imán.

Como predecía la teoría, se creó un campo eléctrico en forma de cúpula cuando el chorro y el «escudo» se encontraron. Este campo eléctrico desvió la mayoría de partículas hacia los límites y protegió la zona de influencia del imán. Los investigadores responsables creen que en la Luna ocurre exactamente igual, pero a lo grande. También, que una tecnología equivalente podría proteger tanto las naves espaciales como a sus pasajeros de los peligros del viento solar.

ABC.es

jueves, 16 de agosto de 2012

La NASA detecta helio en la tenue atmósfera de la Luna

La NASA detecta helio en la tenue atmósfera de la Luna
El Orbitador de Reconocimiento Lunar (LRO) de la NASA ha detectado la presencia de helio en la tenue atmósfera que rodea a la Luna. Tras este hallazgo, los expertos se preguntan ahora si este gas se origina desde el interior del satélite, por ejemplo, debido a la desintegración radiactiva en las rocas, o si proviene de una fuente externa, como el viento solar.

Este estudio, publicado en 'Geophysical Research Letters', se ha complementado con las medidas tomadas a la atmósfera lunar por el Apolo 17 en 1972. "Se trata de un hallazgo que permite conocer la Luna de una manera que no se esperaba cuando el LRO fue lanzado en 2009", ha indicado la NASA. Pero, según ha explicado el autor principal del trabajo, Alan Stern, encontrar helio en el satélite terrestre "es sólo el principio" de una investigación que pretende determinar cuál es la procedencia de este gas y cómo llega hasta la atmósfera lunar.

Hay expertos que apuntan hacia los vientos solares. En este sentido, Stern ha señalado que si estos son los "responsables", el estudio "enseñará mucho sobre cómo funciona el mismo proceso en otros cuerpos sin aire". Sin embargo, si las observaciones de la nave espacial no muestran dicha correlación, la desintegración radiactiva u otros procesos internos de la Luna podría estar produciendo helio que se difunde desde el interior o que se libera durante los terremotos lunares. "Con las vistas globales del Proyecto de Cartografía Lyman Alpha (LAMP), que se mueve a través de la Luna, en futuras observaciones, se tendrá en una excelente posición para determinar mejor la fuente dominante de que el helio".

Otro punto para la investigación futura consiste en la abundancia de helio. Las medidas de encaje de la década de 1970 mostraron un incremento en la abundancia de elemento químico, conforme avanzaba la noche. Esto podría explicarse por el enfriamiento atmosférico, que concentra los átomos en altitudes más bajas. No es el único hallazgo que se ha realizado en la Luna. La NASA ya había detectado anteriormente la presencia de argón en su superficie. Aunque en menor medida, LAMP también tratará de hallar argón y otros gases durante las observaciones futuras. "Estas medidas pioneras han sido posibles gracias a las operaciones de LRO como una misión de ciencia, de modo que ahora se podemos entender la Luna de una manera que no se esperaba", ha concluido Stern.

lunes, 30 de julio de 2012

Las banderas de las misiones Apolo siguen en pie en la Luna

Las banderas de las misiones Apolo siguen en pie en la Luna
La potente cámara de la sonda Lunar Reconnaissance Orbiter (LRO), una sonda de la NASA destinada a la exploración de nuestro satélite natural, ha sido capaz de captar muchos de los artefactos, objetos y huellas que las misiones Apolo dejaron sobre la superficie lunar. Sorprendentemente, las lentes han fotografiado algo más, algo que parece difícil que haya podido sobrevivir durante décadas: las banderas estadounidenses dejadas por los astronautas.

Estos ligeros trozos de tela, al menos en los lugares de alunizaje del Apolo XII, Apolo XVI y Apolo XVII, han conseguido resistir la dura luz ultravioleta y las temperaturas extremas, según informan los responsables de la LRO. Otro tirón de orejas para los que aún creen que el ser humano jamás llegó a la Luna.

Cuando en 2009 la LRO proporcionó sus primeras imágenes del lugar de alunizaje del Apolo XI (20 de julio de 1969), no revelaba si la bandera de Estados Unidos plantada allí aún se mantenía en pie o no. Los científicos creían que fue derribada por los impulsores cuando los astronautas abandonaron la superficie lunar, algo de lo que informó el propio Buzz Aldrin, uno de los astronautas de la esa primera misión.

Las nuevas imágenes de la LRO han proporcionado la certeza de que las banderas de Estados Unidos siguen en pie y proyectan sombras en sus lugares de alunizaje, excepto la del Apolo XI. Parece que Aldrin estaba en lo cierto. La forma más convincente para ver que las banderas siguen ahí, según la NASA, es contemplar una serie temporal de imágenes de la LROC tomadas en diferentes momentos del día, y ver el círculo de sombra proyectado por la bandera. Lo que es difícil es saber cómo será el aspecto actual de las banderas, probablemente estropeadas y descoloridas.

ABC.es

jueves, 21 de junio de 2012

Detectan agua helada en el polo sur de la Luna

Detectan agua helada en el polo sur de la Luna
Los científicos sospechaban desde hace tiempo que podía estar ahí, pero nunca habían sido capaces de demostrarlo. Ahora, investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), la Universidad de Brown, el centro espacial Goddard de la NASA y otras instituciones han cartografiado un cráter en el polo sur de la Luna, el Shackleton, con un detalle sin precedentes y, en efecto, han encontrado evidencias de lo que parecen ser hielo en su fondo. Eso sí, en pequeñas cantitades. El hallazgo, que aparece publicado en Nature, puede ser clave si alguna vez el ser humano se decide a habitar la Luna.

Los investigadores utilizaron un altímetro láser del Orbitador de Reconocimiento Lunar (LRO) de la NASA para conocer el albedo o reflectividad natural del cráter Shackleton. Los científicos descubrieron que el suelo del cráter es más brillante que el de otros agujeros cercanos, una observación coherente con la teoría de la presencia de hielo. Esta agua helada, según sus conclusiones, puede formar hasta un 22% del material dentro de una capa de una micra de espesor en el suelo del cráter.

El cráter, nombrado en honor del explorador antártico Ernest Shackleton, tiene más de 19 km de ancho y más de tres de profundidad, aproximadamente la de los océanos terrestres. Maria Zuber, principal investigadora del equipo, describe el interior del cráter como «extremadamente escarpado... No sería fácil rastrear por ahí».

El equipo utilizó el láser altímetro del LRO para medir la altura del cráter en función del tiempo que le llevó a la luz del láser rebotar de la superficie de la Luna: cuanto más tiempo se tomó, más baja era la elevación del terreno. A través de estas medidas, el grupo cartografió el suelo del cráter y la pendiente de sus paredes. Realizaro más de 5 millones de mediciones...

ABC.es

viernes, 25 de mayo de 2012

Las zonas «prohibidas» de la NASA en la Luna

Las zonas «prohibidas» de la NASA en la Luna
Hace tan solo unas horas, el primer hombre que pisó la Luna, Neil Armstrong, decía a una televisión australiana que un día alguien regresará allí arriba y «recogerá» la cámara que dejó olvidada. Quizás no sea así. La NASA ha hecho público un documento oficial en el que especifica los «artefactos históricos» abandonados en la Luna que deben ser preservados. La lista, que incluye los lugares de alunizaje de las misiones Apolo y el cráter de impacto de la sonda LCROSS, donde se encontró agua, incluso señala la distancia a la que deben mantenerse los astronautas o turistas espaciales que viajen en el futuro hasta nuestro satélite natural. Por ejemplo, recomienda no acercarse a más de 75 metros de la zona del módulo de descenso del Apolo 11.

La agencia espacial norteamericana ha elaborado esta lista ante el constante aumento de las actividades espaciales de entidades privadas y naciones en todo el mundo, con proyectos para regresar a la Luna en misiones científicas o con fines comerciales. Reconoce que algunas de ellas están cerca de aterrizar en la superficie lunar. Las recomendaciones son solamente eso, recomendaciones, y no suponen ninguna obligación legal, pero puede ayudar a los próximos exploradores de la Luna a planificar sus vuelos y controlar sus alunizajes con el fin de conservar las piezas originales de otros artefactos que, además de tener un valor histórico, pueden ayudar en futuras investigaciones científicas.

Estos artefactos y zonas incluyen:

-Los lugares de aterrizaje de las misiones Apolo y su hardware móvil.
-Lugares de aterrizaje de robots lunares (por ejemplo, del Surveyor).
-Lugares de impacto (Ranger, S-IVB, LCROSS...).
-Experimentos dejados en la superficie lunar (herramientas, equipos, hardware...).
-Indicadores específicos de la presencia de ciudadanos o máquinas de EE.UU., incluidas huellas humanas o de rovers...

La NASA ha abierto un diálogo con las agencias espaciales comerciales e internacionales para compartir el documento y abrir un debate para mejorar sus recomendaciones.

J. de Jorge | ABC.es

domingo, 20 de mayo de 2012

La Luna comenzó sus días golpeada por asteroides

La Luna comenzó sus días golpeada por asteroides. Imagen: Dan Durda / FIAAA
Científicos estadounidenses han encontrado fragmentos de meteoritos primitivos entre el material lunar que trajo a la Tierra la nave Apolo 16. Tras su análisis, los investigadores concluyen que los restos pertenecen a asteroides, y no cometas, que impactaron contra el satélite en las primeras etapas del sistema solar.

Rebuscando entre las rocas lunares que trajo consigo la misión Apolo 16, un grupo de científicos ha encontrado restos de los meteoritos que bombardearon nuestro satélite al principio de su existencia. “Hemos descubierto que los objetos que impactaron contra la Luna hace 3.800 millones de años eran asteroides y no cometas”, explica a SINC Katherine H. Joy, investigadora del Instituto lunar y planetario de Houston (EE UU).

Hasta ahora se investigaban los impactos de la superficie lunar de manera indirecta. Los científicos buscaban los rastros de los elementos químicos que se habrían liberado en la corteza tras la colisión. “Ahora tenemos físicamente estos fragmentos de meteorito”, afirma Joy, primera autora de un estudio publicado en la revista Science.

El material encontrado tiene una naturaleza distinta de la del suelo lunar o la de los meteoritos que caen hoy en la Tierra. Por ello los autores opinan que estos restos “son fragmentos de asteroides primitivos y representan la población de cuerpos que atravesaba el sistema solar al principio de su historia”.

Asteroides contra cometas

“La mayoría de asteroides están localizados formando un cinturón entre Marte y Júpiter y son cuerpos rocosos o metálicos que no crecieron suficiente como para formar planetas –explica Joy–. Pero hay algunos que viajan hacia el Sol cruzando las órbitas lunares y terrestres”. En cambio, los cometas son mezclas de hielo, polvo y roca.

Durante las primeras etapas de la formación del sistema solar, tanto la Tierra como la Luna fueron bombardeadas por muchos objetos. “Es importante entender qué tipo de cuerpos se estrellaron contra nuestro satélite en los diferentes momentos del pasado”, afirma Joy. Estos datos pueden ser útiles para entender cómo estos episodios dieron forma a la Luna y la Tierra al principio de su historia.

SINC

martes, 6 de marzo de 2012

La Luna, cómplice en el hundimiento del Titanic

La Luna, cómplice en el hundimiento del Titanic
Un estudio realizado por un equipo de astrónomos de la Universidad Estatal de Texas-San Marcos determina que la Luna podría haber tenido algo que ver en el hundimiento del Titanic, o más concretamente en las peligrosas condiciones del mar y en la existencia de numerosos icebergs en la noche en que el trasatlántico tuvo el accidente.

El autor principal de este trabajo, Donald Olson, ha indicado que, a través de una serie de técnicas "más parecidas a las de los detectives que a las de un científico", han logrado descubrir que el 4 de enero de 1912 (cuatro meses antes de la tragedia), la Luna y el Sol se alinearon en un modo en el que los tirones gravitatorios de uno y de otro se reforzaban.

Además, el perigeo de la Luna -su acercamiento máximo a la Tierra- fue el más cercano en 1.400 años, y se produjo a menos de seis minutos de una Luna llena; mientras que el perihelio de la Tierra -máximo acercamiento al Sol- se produjo el día anterior.

Estas circunstancias fueron las que, según los expertos, provocaron una marea inusualmente alta, lo que provocó que muchos icebergs, que en esa época se quedan atascados en aguas poco profundas, se derritieran lo suficiente como para "viajar" hacia las corrientes oceánicas del sur en donde, en abril de 1912 se encontraron con el Titanic.

Así, para Olson, "la causa última del accidente fue que el barco chocara contra un iceberg". "El Titanic no pudo frenar, después de haber recibido varios mensajes en los que se les alertaba del mar helado que tenían por delante, pero se metió a toda velocidad en una región con icebergs y ésto es lo que realmente hundió al barco", ha indicado.

En este sentido ha añadido que "la conexión con la Luna es la explicación de por qué un número inusualmente alto de icebergs se metió en el camino del Titanic".

EUROPA PRESS

jueves, 2 de febrero de 2012

La NASA capta imágenes de la cara oculta de la Luna

La NASA capta imágenes de la cara oculta de la Luna
Una cámara a bordo de una de la sondas gemelas de la misión GRAIL de la NASA ha captado imágenes insólitas de la cara oculta de la Luna que nunca se ve desde la Tierra.

El vídeo fue filmado por la MoonKAM, una cámara que se va a utilizar en un proyecto educativo sobre la superficie de la Luna en el que participarán miles de estudiantes en colegios estadounidenses.

La cara oculta de la Luna es el hemisferio de nuestro satélite no observable desde la Tierra. Solamente los astronautas del programa Apolo que orbitaron la Luna en las décadas de los 60 y 70 pudieron observar directamente esta región lunar.

Las dos sondas gemelas de la misión GRAIL han estado dando vueltas alrededor del satélite natural de la Tierra desde que entraron en la órbita lunar el pasado 31 de diciembre.

"La calidad del vídeo es excelente y debería motivar e inspirar a los estudiantes que participen en el proyecto MoonKAM cuando inicien su exploración de la Luna", aseguraba Maria Zuber, la principal investigadora del proyecto GRAIL en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), en un comunicado difundido por la NASA.

Durante el proyecto MoonKam, miles de estudiantes de colegios estadounidenses seleccionarán zonas de la superficie lunar y enviarán sus propuestas al centro de control de la misión Grail. Posteriormente, las sondas gemelas de la misión tomarán imágenes de estas zonas y las enviarán para que los estudiantes puedan analizarlas.

ELMUNDO.es

martes, 24 de enero de 2012

Rusia enviará al hombre a la Luna tras tres misiones no pilotadas al satélite

Rusia enviará al hombre a la Luna tras tres misiones no pilotadas al satélite
Rusia planea enviar al hombre a la Luna tras llevar a cabo varias misiones no pilotadas al satélite natural de la Tierra, ha declarado el director general del consorcio aeroespacial Lávochkin, Víctor Jártov.

"Existe en el mundo un renacimiento del interés hacia la Luna. También Rusia tiene proyectos en este sentido. Se han elegido los lugares para el aterrizaje de las dos primeras misiones, los polos norte y sur" del satélite, dijo Jártov, citado por la agencia Interfax.

Las dos primeras misiones no pilotadas -Luna Resurs y Luna Glob- son la repetición de los pasos que ya se dieron en el pasado, en tiempos de la Unión Soviética, pero las experiencias adquiridas entonces se han perdido y deben ser recuperadas, explicó el también constructor general del consorcio.

El proyecto "Luna-Resurs" se realizará conjuntamente con la India, que aportará a la misión el cohete portador y el vehículo lunar que será depositado en la superficie de la Luna por un módulo de descenso fabricado por Rusia.

"Luna-Glob", de autoría exclusivamente rusa, prevé el lanzamiento y aterrizaje de un aparato que una vez sobre el terreno recogerá muestras de polvo lunar, al igual que la tercera misión, "Luna-Grunt", que a diferencia de su predecesora "recogerá muestras de tierra lunar de manera selectiva", según el científico ruso.

Concluidas todas las misiones no pilotadas, la industria aeroespacial rusa iniciará los preparativos para enviar una nave pilotada al satélite.

"Para ello hay que preparar primero la infraestructura. El tiempo de las visitas ha pasado", dijo Jártov en alusión a la misión norteamericana de 1969, que agregó que "hay que volar y cumplir allí funciones concretas".

EFE

sábado, 7 de enero de 2012

Mineral lunar hallado en Australia

Mineral lunar hallado en Australia. Birger Rasmussen
Un mineral raro llamado tranquillityita, que solamente se había hallado en muestras rocosas de la Luna hace más de 40 años, fue descubierto en Australia, confirmaron fuentes científicas.

"Es increíble que la tranquillityita existiera todo este tiempo en las rocas de la Tierra y que hayan pasado unos 40 años desde que fuera encontrado en la Luna para que sea detectado", ha señalado Birger Rasmussen, que encabezó el equipo de la Universidad de Curtin que hizo el descubrimiento.

La tranquillityita recibe su nombre del Mar de la Tranquilidad, una superficie de la Luna donde este mineral raro fue hallado por primera vez, junto a la armalcolita y el pyroxferroite, durante la expedición del Apolo XI en 1969.

Los dos últimos minerales se encontraron en la Tierra en los años siguientes a ese viaje a la Luna, y hace dos años se detectó la presencia de la tranquillityita en muestras rocosas tomadas en Australia Occidental. Tras largos y exhaustivos análisis se confirmó que es igual al mineral hallado en la Luna, señaló Rasmussen.

Según el geólogo, el desarrollo de la ciencia desde 1969, que ahora permiten moler las piedras en polvos sumamente finos para someterlos a análisis isotópicos o para determinar su antigüedad, fue muy útil para detectar la presencia de la tranquillityita en la Tierra.

El descubrimiento de este mineral raro se dio por casualidad, cuando el grupo de científicos se encontraba "analizando detalladamente tajadas de roca con un microscopio para detectar electrones", explicó Rasmussen.

Este mineral, de color marrón rojizo, tiene la forma de pequeñas agujas más delgadas que el diámetro del cabello humano, y su composición contiene principalmente silica, circonio, titanio y hierro.

La tranquillityita, que hasta ahora se ha detectado en seis localidades de Australia Occidental, está presente en rocas ígneas como la dolerita, que se conoce popularmente como "granito negro" y es uno de los últimos minerales que se cristalizan del magma. "De hecho, sospechamos que la 'tranquillityita' pronto será reconocida en rocas similares como la dolerita en todo el mundo", señaló el científico quien publicó junto a otros colegas este descubrimiento en la revista científica Geology.

La tranquillityita, que aparece en cantidades minúsculas y no tiene valor económico, podría ser útil para determinar la edad de las rocas en las que se ha hallado este mineral.

EFE

domingo, 1 de enero de 2012

Naves espaciales gemelas ingresarán en la órbita de la Luna

Naves espaciales gemelas ingresarán en la órbita de la Luna
Durante la noche de Fin de Año y el día de Año Nuevo, las naves espaciales gemelas de la NASA, llamadas GRAIL, que se encuentran en una misión destinada a estudiar el campo gravitacional de la Luna, inician el encendido de sendos motores principales con el fin de colocar al dúo en la órbita de la Luna.

Las naves, denominadas Gravity Recovery and Interior Laboratory o GRAIL, por su sigla en idioma inglés (Laboratorio Interior y de Recuperación de Gravedad, en idioma español), serán colocadas en órbita según el siguiente cronograma: GRAIL-A lo hará a la 1:21 de la tarde, hora oficial del Pacífico (4:21 de la tarde, hora oficial del Este), el 31 de diciembre y GRAIL-B lo hará a las 2:05 de la tarde, hora oficial del Pacífico (5:05 de la tarde, hora oficial del Este), el 1 de enero.

"Nuestro equipo quizás no participe de una celebración tradicional de Año Nuevo, pero espero que ver a nuestras dos naves espaciales seguras en la órbita lunar nos dé todo el entusiasmo que necesitamos", dijo David Lehman, quien es el gerente de proyecto de la misión GRAIL, en el Laboratorio de Propulsión a Chorro (Jet Propulsion Laboratory o JPL, por su sigla en idioma inglés), de la NASA, en Pasadena, California.

La distancia de la Tierra a la Luna es aproximadamente 402.336 kilómetros (250.000 millas). A las tripulaciones de Apollo, de la NASA, les tomó casi tres días viajar hasta la Luna. Lanzadas desde la Estación de la Fuerza Aérea de Cabo Cañaveral, el 10 de septiembre de 2011, a las naves espaciales GRAIL les está llevando casi 30 veces más tiempo y, para llegar hasta allí, están recorriendo más de 4 millones de kilómetros (2,5 millones de millas).

Esta trayectoria de baja energía y larga duración ha dado a los planificadores y a los controladores de la misión más tiempo para evaluar la "salud" de las naves espaciales. Asimismo, permitió que un componente vital del único instrumento científico de las naves espaciales, el Oscilador Ultra Estable, permanezca en funcionamiento continuamente durante varios meses. Esto hará posible que alcance una temperatura operativa estable mucho antes de que comience a realizar mediciones científicas en la órbita de la Luna.

"Esta misión reescribirá los libros de texto sobre la evolución de la Luna", dijo Maria Zuber, quien es la principal investigadora de GRAIL, en el Instituto de Tecnología de Massachusetts (Massachusetts Institute of Technology o MIT, por su sigla en idioma inglés), en Cambridge. "Nuestras dos naves espaciales están funcionando tan bien durante su viaje que hemos llevado a cabo una prueba completa de nuestro instrumento científico y hemos confirmado cuál es el desempeño requerido para cumplir nuestros objetivos científicos".

Cuando comiencen las tareas científicas, las naves espaciales transmitirán señales de radio mediante las cuales definirán con precisión la distancia que hay entre ellas a medida que orbitan la Luna. Viajarán sobre áreas de mayor o menor gravedad, que fueron originadas por rasgos visibles, como montañas y cráteres, y por masas ocultas debajo de la superficie lunar. Ambas naves se moverán suavemente, acercándose y alejándose entre sí.

Asimismo, un instrumento ubicado a bordo de cada una de las naves espaciales medirá los cambios en su velocidad relativa con mucha precisión y los científicos traducirán esta información en un mapa de alta resolución del campo gravitacional de la Luna. Los datos permitirán a |os científicos que participan de la misión entender qué sucede debajo de la superficie. Esta información aumentará el conocimiento de cómo se desarrollaron la Tierra y sus rocosos vecinos del sistema solar interior hasta convertirse en los mundos diversos que vemos en la actualidad.

Ciencia @ NASA

Google+ Followers

  ©Template Blogger Elegance by Dicas Blogger.

TOP