jueves, 29 de octubre de 2009

Rusia desarrollará naves espaciales impulsadas por energía nuclear

Una nave rusa Soyuz. AFPHoras después de que la NASA haya logrado lanzar con éxito su nuevo cohete Ares I-X, la Agencia Espacial Rusa (Roscosmos) ha anunciado su intención de desarrollar naves espaciales propulsadas por energía nuclear con el fin de mantener el liderazgo en la conquista del espacio exterior.

"El proyecto ayudará a impulsar la industria astronáutica nacional y la tecnología espacial a un nivel completamente nuevo sobrepasando los hallazgos de otros países", aseguró Anatoli Permínov, jefe de Roscosmos, según la agencia Interfax.

Permínov explicó que las nuevas naves tripuladas permitirán poner en práctica ambiciosos programas espaciales, ahora considerados inalcanzables, como la exploración de la Luna y Marte.

El diseño del nuevo cohete equipado con reactores de generación de energía atómica estará terminado para 2012, pronosticó Permínov, que estimó en unos 580 millones de dólares la inversión necesaria para la financiación del proyecto durante los próximos nueve años.

"Es un proyecto único", resaltó Permínov, que matizó que los reactores que serán utilizados serán mucho más potentes que los que propulsaban los satélites soviéticos, que tenían autonomía de un año.

Expertos rusos en cosmonáutica mantienen que la exploración de Marte y la instalación de una base permanente en la Luna no será posible para la industria espacial rusa hasta que ésta desarrolle un nuevo sistema de propulsión y de suministro de energía que sea eficiente.

Al respecto, el presidente ruso, Dmitri Medvédev, aseguró hoy que "el proyecto es muy serio" e instó al Gobierno a "encontrar los fondos" para financiarlo.

Desde el momento en que Estados Unidos jubile al último transbordador espacial, lo que está previsto para 2010, las naves rusas Soyuz serán las únicas en las que se podrá viajar a la Estación Espacial Internacional. En principio, la NASA tiene previsto concluir el desarrollo de su nueva nave espacial para finales de la próximo década.

EFE

jueves, 22 de octubre de 2009

La prueba del cohete Ares, un primer paso en el retorno del hombre a la Luna

La prueba del cohete Ares, un primer paso en el retorno del hombre a la LunaEl retorno del hombre a la Luna, probablemente en las próximas décadas, ha comenzado a dar sus primeros pasos en la NASA, que el próximo martes realizará la primera prueba del cohete que pondrá en el espacio a las naves Orion del programa Constellation.

Según los planes de la NASA, las naves de Constellation sustituirán a la actual flotilla de transbordadores cuyo retiro está previsto para el próximo año.

El cohete Ares I-X, de una altura de alrededor de 100 metros, quedó instalado esta semana en una plataforma de lanzamiento del Centro Espacial Kennedy y el martes próximo realizará su primer vuelo de pruebas.

En lo que se ha anticipado como una carrera contra el tiempo, los técnicos e ingenieros de la agencia espacial esperan terminar esta misma semana la revisión de los equipos eléctricos y mecánicos, incluyendo las unidades hidráulicas y las verificaciones de suministro energético interno del cohete, dijo la NASA.

El ensayo, que comenzará a las 12:00 GMT del martes, dará a los ingenieros de la agencia espacial estadounidense la primera oportunidad de probar equipos, modelos, materiales y operaciones en tierra, informó la NASA en un comunicado.

La prueba que consiste en un vuelo suborbital del cohete sobre el océano Atlántico, también servirá para reunir información sobre la resistencia del vehículo integrado que llevará una etapa superior simulada, así como a Orion en su cúpula y a un sistema para abortar la operación.

Una segunda prueba sin tripulantes ocurrirá un año después y sólo en 2015 se llevará a cabo un lanzamiento de prueba con astronautas, dijo la NASA.

En esta primera prueba, los datos proporcionados por más de 700 sensores instalados en el cohete permitirán confirmar la seguridad y estabilidad del cohete antes de que su utilización para llevar a los astronautas a una órbita terrestre, dijo la NASA.

"En solo cuatro años, la NASA ha demostrado su capacidad de diseñar, construir y procesar un nuevo vehículo", dijo Bob Ess director de las operaciones de Ares I-X en el Centro Espacial Kennedy.

En enero de 2004 el entonces presidente George W. Bush anunció un ambicioso plan para el regreso del Hombre a la Luna para el 2020 en una misión que deberá convertirse en la plataforma de viajes tripulados a Marte y a otros planetas en las décadas siguientes.

A partir de entonces los ingenieros y científicos de la NASA comenzaron a diseñar el programa Constellation que llevará vehículos de exploración en su cúspide de manera similar a los del programa Apolo en el decenio de 1970.

Para United Space Alliance, la empresa contratada por la NASA, para el procesamiento en tierra del cohete, la tarea ha sido especialmente difícil debido a que ha coincidido con las últimas misiones de los transbordadores a la Estación Espacial Internacional (EEI) antes de su retiro.

"Trabajar en el vuelo de prueba de Ares I-X en manera paralela a las operaciones de los transbordadores ha sido un desafío que han tenido que afrontar trabajadores y equipos en todo el país...y estamos felices por lo que hemos logrado", dijo Mark Nappi, vicepresidente de sistemas de lanzamiento y recuperación de United Space Alliance.

Aunque el diseño del nuevo cohete y gran parte de la nave son nuevos, la mayoría de las instalaciones que utilizará el programa Constellation serán las que ya están en uso en el Centro Espacial Kennedy.

"La infraestructura que tenemos para los transbordadores es lo que vamos a usar", dijo Pepper Phillips, director de operaciones para el proyecto en el centro espacial.

Pero no sólo será la infraestructura, sino que -además de los avances de la nueva generación tecnológica-, el programa también aprovechará los éxitos del pasado.

Los especialistas de la NASA señalan que los viejos sistemas que dieron buenos resultados ya han sido integrados en el diseño de Orion.

Entre ellos se incluyen, sobre todo, los del Programa Apolo, que en 1969 convirtió al astronauta Neil Armstrong en el primer ser humano en la Luna.

"El diseño de Orion tomará la forma de las cápsulas del pasado y aprovechará las ventajas de la tecnología del siglo XXI en informática, electrónica, propulsión y sistemas de protección térmica", manifestó la NASA.

Además, a diferencia de los transbordadores que llegan al espacio adosados lateralmente al cohete impulsor, la nave Orion viajará como las cápsulas Apolo, montada en la cima del cohete.

Y será mucho más grande que las cápsulas Apolo en las que, apretujados, sólo cabían tres astronautas.

Por otra parte, Orion será un vehículo "multiuso"que trasladará nuevos ocupantes y suministros a la EEI, podrá acoplarse a un módulo de descenso en la Luna y, en las próximas décadas, a vehículos espaciales montados en órbita.

Orlando Lizama. EFE

domingo, 11 de octubre de 2009

La NASA concluye con éxito sus impactos en la Luna

La NASA concluye con éxito sus impactos en la LunaUn satélite de observación lunar se dividió en dos partes este viernes, que se estrellaron sucesivamente en la superficie de la Luna. El objetivo de esta maniobra es buscar la existencia de agua de hielo en los penachos de polvo causados por los impactos. El lugar elegido para éstos fue el cráter Cabeus, cerca del polo Sur lunar y en sombra permanente.

A pesar de que ya tienen todos los datos en bruto de los instrumentos del satélite, los científicos del equipo han señalado que no van a decir nada sobre si se confirma o no la existencia de agua en la Luna mientras no reciban los datos de otros observatorios terrestres y espaciales, como el telescopio Hubble. Estudiarán todos ellos en detalle y en conjunto hasta alcanzar una conclusión firme, lo cual puede demorarse varias semanas.

La nave LCROSS fue lanzada el pasado 18 de junio en compañía de otro satélite, el Lunar Reconnaissance Orbiter, que se encuentra ahora en órbita de la Luna. "Los instrumentos de LCROSS funcionaron perfectamente y han proporcionado gran cantidad de datos", ha señalado Anthony Colaprete, director científico del proyecto.

LCROSS y la última etapa (ya vacía) del cohete que lo lanzó se separaron horas antes del primer impacto, el de la etapa del cohete, que se produjo a las 13.31 (hora peninsular). Cinco minutos más tarde, la parte con los instrumentos se suicidó igualmente.

sábado, 3 de octubre de 2009

La primera luna llena de las tres que traerá el otoño

La primera luna llena de las tres que traerá el otoñoLa primera luna llena de las tres que se podrán disfrutar durante este otoño se dará mañana domingo, 4 de octubre, según informó el Instituto Geográfico Nacional, que señala que las próximas lunas llenas se darán el 2 de noviembre y el 2 de diciembre, con unos 29 ó 30 días de diferencia respectivamente.

Así, la institución aconseja observar el firmamento con prismáticos o pequeños telescopios, aunque también indica que con grandes prismáticos o un pequeño telescópico, dotados de un filtro lunar, se puede observar incluso el relieve de la Luna.

Además, entre las observaciones astronómicas de mayor interés que se registrarán entre octubre y diciembre, destacan el planeta Júpiter será visible al atardecer y como luceros del alba figurarán Marte, Saturno y, a primeros de diciembre, Venus.

Otro de los fenómenos más llamativos será la primera lluvia importante de meteoros, conocida como las 'Dracónidas', cuyo máximo se producirá hacia el 8 de octubre. No obstante, el Observatorio Astronómico Nacional señala que la lluvia de meteoros más popular del presente periodo estacional son las Leónidas, que se producen en torno al 17 de noviembre y que podría llegar a ser "muy intensa", seguida de las 'Gemínidas', cuyos días álgidos se esperan sobre el 13 de diciembre.

En cuanto a las constelaciones más visibles, agrupaciones ficticias de estrellas, a lo largo de las noches otoñales, alrededor de la estrella Polar se podrán ver 'Cisne', 'Casiopea, la 'Osa Menor' y 'Jirafa'. Durante este periodo, las constelaciones eclípticas visibles serán 'Capricornio' y 'Virgo' y, por encima de éstas destacarán 'Pegaso' y 'Andrómeda', mientras que por debajo podrá observarse a 'Ballena', 'Orión', y las estrellas 'Sirio' y 'Proción'.

Finalmente, el Instituto Geográfico Nacional recuerda que cuando la noche es más oscura por la luna nueva se puede tratar de ver la galaxia de 'Andrómeda' o nebulosas de emisión, como la de 'Orion' o el cúmulo de estrellas de las 'Pléyades'. También, con prismáticos se pueden ver las lunas más brillantes de Júpiter o se puede recorrer la franja estrellada de la Vía Láctea.

EUROPA PRESS

Google+ Followers

  ©Template Blogger Elegance by Dicas Blogger.

TOP