sábado, 14 de noviembre de 2009

Hay agua en un cráter en permanente oscuridad en la Luna

Hay agua en un cráter en permanente oscuridad en la LunaLa Agencia Espacial de Estados Unidos (NASA) anunció el hallazgo de "cantidades importantes" de agua en la Luna, lo que abre un nuevo capítulo en la exploración del satélite terrestre.

La agencia había hecho impactar un cohete y una sonda en un cráter de gran tamaño en el polo sur de la Luna esperando detectar hielo en su superficie.

Los científicos que han estado estudiando los datos ahora aseguran que los instrumentos diseñados para captar información durante el impacto encontraron importantes cantidades de vapor de agua en la nube de escombros.

Un investigador describió el hallazgo como el equivalente a "una docena de recipientes de dos galones" de agua.

La nube de 1,6 kilómetros de escombros fue capturada por el Satélite Sensible de Observación del Cráter Lunar (LCROSS por sus siglas en inglés) el mes pasado cuando lo hizo impactar en un cráter cerca del polo sur de la Luna

Los investigadores pudieron analizar el polvo, el vapor y las rocas que fueron levantadas por el choque, que se produjo en una zona que no recibe luz solar y tiene temperaturas promedio de -240 grados celsios.

Secretos lunares

La existencia de agua congelada en cráteres en los polos lunares ya había sido postulada por científicos pero no confirmada.

"Estamos revelando los misterios de nuestro vecino más cercano y, por extensión, del sistema solar", aseguró Michael Wargo, jefe de científicos lunares en la sede de la NASA en Washington.

"La Luna guarda muchos secretos y el LCROSS ha agregado un nuevo nivel a nuestros conocimientos".

La identificación de hielo en la nube de escombros es importante desde el punto de vista científico, pero además, como señaló el periodista de la BBC para asuntos científicos, Paul Rincon, porque una fuente de agua en la Luna podría ser vital para la exploración humana en el futuro.

La NASA planea volver a enviar astronautas al satélite lunar en 2020, y aspira a establecer una base habitada por humanos que sirva de puente para los viajes espaciales más ambiciosos.



BBC Ciencia

jueves, 29 de octubre de 2009

Rusia desarrollará naves espaciales impulsadas por energía nuclear

Una nave rusa Soyuz. AFPHoras después de que la NASA haya logrado lanzar con éxito su nuevo cohete Ares I-X, la Agencia Espacial Rusa (Roscosmos) ha anunciado su intención de desarrollar naves espaciales propulsadas por energía nuclear con el fin de mantener el liderazgo en la conquista del espacio exterior.

"El proyecto ayudará a impulsar la industria astronáutica nacional y la tecnología espacial a un nivel completamente nuevo sobrepasando los hallazgos de otros países", aseguró Anatoli Permínov, jefe de Roscosmos, según la agencia Interfax.

Permínov explicó que las nuevas naves tripuladas permitirán poner en práctica ambiciosos programas espaciales, ahora considerados inalcanzables, como la exploración de la Luna y Marte.

El diseño del nuevo cohete equipado con reactores de generación de energía atómica estará terminado para 2012, pronosticó Permínov, que estimó en unos 580 millones de dólares la inversión necesaria para la financiación del proyecto durante los próximos nueve años.

"Es un proyecto único", resaltó Permínov, que matizó que los reactores que serán utilizados serán mucho más potentes que los que propulsaban los satélites soviéticos, que tenían autonomía de un año.

Expertos rusos en cosmonáutica mantienen que la exploración de Marte y la instalación de una base permanente en la Luna no será posible para la industria espacial rusa hasta que ésta desarrolle un nuevo sistema de propulsión y de suministro de energía que sea eficiente.

Al respecto, el presidente ruso, Dmitri Medvédev, aseguró hoy que "el proyecto es muy serio" e instó al Gobierno a "encontrar los fondos" para financiarlo.

Desde el momento en que Estados Unidos jubile al último transbordador espacial, lo que está previsto para 2010, las naves rusas Soyuz serán las únicas en las que se podrá viajar a la Estación Espacial Internacional. En principio, la NASA tiene previsto concluir el desarrollo de su nueva nave espacial para finales de la próximo década.

EFE

jueves, 22 de octubre de 2009

La prueba del cohete Ares, un primer paso en el retorno del hombre a la Luna

La prueba del cohete Ares, un primer paso en el retorno del hombre a la LunaEl retorno del hombre a la Luna, probablemente en las próximas décadas, ha comenzado a dar sus primeros pasos en la NASA, que el próximo martes realizará la primera prueba del cohete que pondrá en el espacio a las naves Orion del programa Constellation.

Según los planes de la NASA, las naves de Constellation sustituirán a la actual flotilla de transbordadores cuyo retiro está previsto para el próximo año.

El cohete Ares I-X, de una altura de alrededor de 100 metros, quedó instalado esta semana en una plataforma de lanzamiento del Centro Espacial Kennedy y el martes próximo realizará su primer vuelo de pruebas.

En lo que se ha anticipado como una carrera contra el tiempo, los técnicos e ingenieros de la agencia espacial esperan terminar esta misma semana la revisión de los equipos eléctricos y mecánicos, incluyendo las unidades hidráulicas y las verificaciones de suministro energético interno del cohete, dijo la NASA.

El ensayo, que comenzará a las 12:00 GMT del martes, dará a los ingenieros de la agencia espacial estadounidense la primera oportunidad de probar equipos, modelos, materiales y operaciones en tierra, informó la NASA en un comunicado.

La prueba que consiste en un vuelo suborbital del cohete sobre el océano Atlántico, también servirá para reunir información sobre la resistencia del vehículo integrado que llevará una etapa superior simulada, así como a Orion en su cúpula y a un sistema para abortar la operación.

Una segunda prueba sin tripulantes ocurrirá un año después y sólo en 2015 se llevará a cabo un lanzamiento de prueba con astronautas, dijo la NASA.

En esta primera prueba, los datos proporcionados por más de 700 sensores instalados en el cohete permitirán confirmar la seguridad y estabilidad del cohete antes de que su utilización para llevar a los astronautas a una órbita terrestre, dijo la NASA.

"En solo cuatro años, la NASA ha demostrado su capacidad de diseñar, construir y procesar un nuevo vehículo", dijo Bob Ess director de las operaciones de Ares I-X en el Centro Espacial Kennedy.

En enero de 2004 el entonces presidente George W. Bush anunció un ambicioso plan para el regreso del Hombre a la Luna para el 2020 en una misión que deberá convertirse en la plataforma de viajes tripulados a Marte y a otros planetas en las décadas siguientes.

A partir de entonces los ingenieros y científicos de la NASA comenzaron a diseñar el programa Constellation que llevará vehículos de exploración en su cúspide de manera similar a los del programa Apolo en el decenio de 1970.

Para United Space Alliance, la empresa contratada por la NASA, para el procesamiento en tierra del cohete, la tarea ha sido especialmente difícil debido a que ha coincidido con las últimas misiones de los transbordadores a la Estación Espacial Internacional (EEI) antes de su retiro.

"Trabajar en el vuelo de prueba de Ares I-X en manera paralela a las operaciones de los transbordadores ha sido un desafío que han tenido que afrontar trabajadores y equipos en todo el país...y estamos felices por lo que hemos logrado", dijo Mark Nappi, vicepresidente de sistemas de lanzamiento y recuperación de United Space Alliance.

Aunque el diseño del nuevo cohete y gran parte de la nave son nuevos, la mayoría de las instalaciones que utilizará el programa Constellation serán las que ya están en uso en el Centro Espacial Kennedy.

"La infraestructura que tenemos para los transbordadores es lo que vamos a usar", dijo Pepper Phillips, director de operaciones para el proyecto en el centro espacial.

Pero no sólo será la infraestructura, sino que -además de los avances de la nueva generación tecnológica-, el programa también aprovechará los éxitos del pasado.

Los especialistas de la NASA señalan que los viejos sistemas que dieron buenos resultados ya han sido integrados en el diseño de Orion.

Entre ellos se incluyen, sobre todo, los del Programa Apolo, que en 1969 convirtió al astronauta Neil Armstrong en el primer ser humano en la Luna.

"El diseño de Orion tomará la forma de las cápsulas del pasado y aprovechará las ventajas de la tecnología del siglo XXI en informática, electrónica, propulsión y sistemas de protección térmica", manifestó la NASA.

Además, a diferencia de los transbordadores que llegan al espacio adosados lateralmente al cohete impulsor, la nave Orion viajará como las cápsulas Apolo, montada en la cima del cohete.

Y será mucho más grande que las cápsulas Apolo en las que, apretujados, sólo cabían tres astronautas.

Por otra parte, Orion será un vehículo "multiuso"que trasladará nuevos ocupantes y suministros a la EEI, podrá acoplarse a un módulo de descenso en la Luna y, en las próximas décadas, a vehículos espaciales montados en órbita.

Orlando Lizama. EFE

domingo, 11 de octubre de 2009

La NASA concluye con éxito sus impactos en la Luna

La NASA concluye con éxito sus impactos en la LunaUn satélite de observación lunar se dividió en dos partes este viernes, que se estrellaron sucesivamente en la superficie de la Luna. El objetivo de esta maniobra es buscar la existencia de agua de hielo en los penachos de polvo causados por los impactos. El lugar elegido para éstos fue el cráter Cabeus, cerca del polo Sur lunar y en sombra permanente.

A pesar de que ya tienen todos los datos en bruto de los instrumentos del satélite, los científicos del equipo han señalado que no van a decir nada sobre si se confirma o no la existencia de agua en la Luna mientras no reciban los datos de otros observatorios terrestres y espaciales, como el telescopio Hubble. Estudiarán todos ellos en detalle y en conjunto hasta alcanzar una conclusión firme, lo cual puede demorarse varias semanas.

La nave LCROSS fue lanzada el pasado 18 de junio en compañía de otro satélite, el Lunar Reconnaissance Orbiter, que se encuentra ahora en órbita de la Luna. "Los instrumentos de LCROSS funcionaron perfectamente y han proporcionado gran cantidad de datos", ha señalado Anthony Colaprete, director científico del proyecto.

LCROSS y la última etapa (ya vacía) del cohete que lo lanzó se separaron horas antes del primer impacto, el de la etapa del cohete, que se produjo a las 13.31 (hora peninsular). Cinco minutos más tarde, la parte con los instrumentos se suicidó igualmente.

sábado, 3 de octubre de 2009

La primera luna llena de las tres que traerá el otoño

La primera luna llena de las tres que traerá el otoñoLa primera luna llena de las tres que se podrán disfrutar durante este otoño se dará mañana domingo, 4 de octubre, según informó el Instituto Geográfico Nacional, que señala que las próximas lunas llenas se darán el 2 de noviembre y el 2 de diciembre, con unos 29 ó 30 días de diferencia respectivamente.

Así, la institución aconseja observar el firmamento con prismáticos o pequeños telescopios, aunque también indica que con grandes prismáticos o un pequeño telescópico, dotados de un filtro lunar, se puede observar incluso el relieve de la Luna.

Además, entre las observaciones astronómicas de mayor interés que se registrarán entre octubre y diciembre, destacan el planeta Júpiter será visible al atardecer y como luceros del alba figurarán Marte, Saturno y, a primeros de diciembre, Venus.

Otro de los fenómenos más llamativos será la primera lluvia importante de meteoros, conocida como las 'Dracónidas', cuyo máximo se producirá hacia el 8 de octubre. No obstante, el Observatorio Astronómico Nacional señala que la lluvia de meteoros más popular del presente periodo estacional son las Leónidas, que se producen en torno al 17 de noviembre y que podría llegar a ser "muy intensa", seguida de las 'Gemínidas', cuyos días álgidos se esperan sobre el 13 de diciembre.

En cuanto a las constelaciones más visibles, agrupaciones ficticias de estrellas, a lo largo de las noches otoñales, alrededor de la estrella Polar se podrán ver 'Cisne', 'Casiopea, la 'Osa Menor' y 'Jirafa'. Durante este periodo, las constelaciones eclípticas visibles serán 'Capricornio' y 'Virgo' y, por encima de éstas destacarán 'Pegaso' y 'Andrómeda', mientras que por debajo podrá observarse a 'Ballena', 'Orión', y las estrellas 'Sirio' y 'Proción'.

Finalmente, el Instituto Geográfico Nacional recuerda que cuando la noche es más oscura por la luna nueva se puede tratar de ver la galaxia de 'Andrómeda' o nebulosas de emisión, como la de 'Orion' o el cúmulo de estrellas de las 'Pléyades'. También, con prismáticos se pueden ver las lunas más brillantes de Júpiter o se puede recorrer la franja estrellada de la Vía Láctea.

EUROPA PRESS

martes, 29 de septiembre de 2009

China completa el mapa de mayor resolución de la superficie lunar

Una de las imágenes captadas por la sonda Chang'e-1 para realizar el mapa de la Luna. CNSALa exploración de la Luna ha alcanzado un nuevo hito, y una vez más el hallazgo ha sido posible gracias a una misión asiática. Cuando todavía no se ha cumplido ni una semana desde que una sonda india lograra detectar agua en la superficie del satélite terrestre, China acaba de anunciar que su sonda Chang'e 1 ha completado el mapa de mayor resolución realizado hasta ahora de la Luna.

Según ha informado la agencia oficial Xinhua, las imágenes fueron recogidas por una estereocámara de la nave china, y el mapa será utilizado por los expertos del país asiático para estudiar las leyes de formación geológica de la superficie lunar y su evolución.

El mapa "sienta las bases para el establecimiento de futuros proyectos científicos" de China en la Luna, destacó el académico Liu Xianlin, jefe del equipo de expertos que ha completado el trabajo cartográfico.

La sonda lunar filmó más de nueve millones de unidades de información, con las que los expertos han elaborado un planisferio lunar de tres kilómetros por píxel de resolución.

La sonda Chang'e-1, que toma su nombre de una diosa de la mitología china que según la leyenda vive en la Luna, fue lanzada el 24 de octubre de 2007, comenzó a orbitar el 5 de noviembre de ese año e hizo llegar las primeras imágenes de la Luna el 26 de ese mismo mes.

El pasado 2 de marzo, la nave finalizó su misión chocando contra la luna en una colisión controlada, tras 16 meses de investigaciones.

El programa espacial lunar del país asiático se prepara ahora para su segunda fase, que incluye la colocación de un vehículo en la Luna para tomar muestras de suelo y piedras selenitas. China también ha anunciado que en el futuro pretende enviar una misión tripulada con 'taikonautas' a la Luna, aunque de momento no ha precisado una fecha para alcanzar este objetivo.

Las ambiciones espaciales del gigante asiático quedaron reflejadas el pasado 14 de este mismo mes, cuando Pekín inició la construcción del que será su cuarto centro espacial en la ciudad de Wenchang, en el norte de la isla tropical de Hainan (al sur del país), y que estará terminado en 2013, informó la agencia oficial Xinhua.

jueves, 24 de septiembre de 2009

La NASA detecta agua en la superficie de la Luna

Imagen de la Luna tomada por la sonda Chandrayaan 1. ISROLa superficie de la Luna, que hasta ahora se consideraba un cuerpo totalmente árido, en realidad contiene finas capas de agua. Éste es el sorprendente hallazgo que acaba de revelar un estudio, difundido hoy por la revista Science, basado en observaciones de instrumentos de la NASA a bordo de la sonda india Chandrayaan-1. Aunque la cantidad de agua encontrada es escasa, el hallazgo podría ser útil en caso de nuevos viajes tripulados a la Luna.

Hace 40 años, cuando los astronautas de las misiones Apolo de la NASA trajeron piedras lunares, las pusieron en cajas que tenían filtraciones. Esto llevó a los científicos a creer que el aire terrestre había contaminado los contenedores y a descartar la idea de que pudiera haber agua en el satélite natural.

Sin embargo, Larry Taylor, de la Universidad de Tennessee, señala en el estudio que las últimas pruebas y experimentos científicos han indicado que esa suposición era errónea. "Si tienes un metro cúbico de suelo lunar y pudieses estrujarlo obtendrías un litro de agua", asegura el investigador.

"Nos equivocamos. Como había filtraciones en los contenedores supusimos que el agua provenía del aire terrestre", explica. Taylor y su equipo científico usaron un instrumento de la NASA montado en la nave india para analizar la luz que refleja la superficie lunar con el fin de determinar sus materiales.

Ese instrumento detectó longitudes de onda que indicarían un enlace químico entre dos átomos de hidrógeno y uno de oxígeno para formar la molécula de agua (H20). Según el estudio, en la Luna existirían dos tipos de agua: exógeno, proveniente de objetos externos como meteoritos o cometas que han hecho impacto en la superficie, o endógena, es decir, proveniente de su interior.

"Cuando decimos que hay agua en la Luna, no hablamos de lagos y océanos, ni siquiera de charcos. Agua en la luna significa moléculas de agua e hidróxilo (hidrógeno y oxígeno) que interactúan con moléculas de polvo y roca específicamente en las capas superiores de la superficie", explica Carle Pieters, de la Universidad de Brown.

Taylor y su equipo científico señalan que es muy posible que el agua que se ha detectado en la Luna tenga su origen en la interacción del suelo lunar con vientos solares, cadenas de partículas que constantemente llegan desde el Sol. La radiación espacial inicia una reacción química en la que los átomos de oxígeno del suelo adquieren un núcleo de hidrógeno para crear moléculas de agua y moléculas simples de hidrógeno y oxígeno (OH).

La presencia de agua en la Luna podría facilitar la creación de una base en el satélite terrestre, sobre todo si los astronautas pudieran extraerla calentando la superficie. Además, también podría servir como fuente de oxígeno para obtener aire respirable.

sábado, 19 de septiembre de 2009

La piedra lunar española se exhibe en Madrid

Piedra lunar donada al Museo Naval por el hijo de Carrero Blanco. Museo NavalLa piedra lunar que el Gobierno de EEUU regaló a España en 1973 será una de las estrellas de la 'Noche en Blanco' que se celebra en Madrid. El Museo Naval de la Armada ha anunciado que exhibirá este fragmento de suelo selenita, cuya existencia era prácticamente desconocida para el gran público hasta que elmundo.es publicó un reportaje sobre este obsequio espacial de la Administración Nixon.

El pasado 20 de julio, justo cuando se cumplían 40 años de los primeros pasos del hombre en la Luna, este periódico presentó un vídeo con el testimonio de Luis Ruiz de Gopegui, el ingeniero que dirigía el centro de control de la NASA en Fresnedillas en los tiempos del programa Apolo, sobre la rocambolesca historia de esta piedra lunar.

Según relató Ruiz de Gopegui, esta valiosa reliquia de la exploración espacial jamás fue donada a un museo, sino que permaneció en el despacho de Franco hasta su muerte, y años después, entre 1989 y 1991, un hombre de nacionalidad española que decía ser un marqués intentó venderla en Londres.

Posteriormente, a raíz de la publicación de este primer reportaje, elmundo.es descubrió que en realidad EEUU regaló no una, sino dos piedras lunares a España. La primera, obtenida durante la pionera misión Apolo 11 que llevó a Armstrong, Aldrin y Collins a la Luna, permaneció en el domicilio de la familia Franco, hasta que -según la versión que dio a este periódico su nieto-, se extravió.

Pero una segunda piedra, recogida por los astronautas del Apolo 17, la última misión tripulada a la Luna, acabó en posesión de la familia de Luis Carrero Blanco, hasta que en 2007 su familia decidió donarla al Museo Naval de Madrid.

"Mi hijo me señaló que el obsequio estaba dedicado al 'pueblo español', así que me pareció correcto donarla", declaró a este periódico Luis Carrero Blanco, el primogénito del Almirante asesinado por ETA.

A pesar del evidente valor histórico de esta piedra, su presencia en el Museo Naval de Madrid desde hace dos años era un hecho prácticamente desconocido, ya que no se había hecho ninguna publicidad sobre su existencia. Sin embargo, tras la notoriedad que le dieron los reportajes publicados en este periódico, el Museo Naval finalmente ha decidido darle protagonismo a esta extraordinaria muestra de suelo lunar con motivo de la celebración de la Noche en Blanco.

La piedra permanecerá expuesta en el museo de la Armada entre las 22.00 y las 2.00 horas de la noche del sábado al domingo, junto a la placa con la que fue entregada al Gobierno español, cuya inscripción reza: "Este fragmento es una porción de una roca del valle de la luna Taurus-Littrow. Se entrega como símbolo de la unidad del esfuerzo humano y lleva con él la esperanza del pueblo americano de un mundo en paz".

elmundo.es

viernes, 18 de septiembre de 2009

La Luna, el lugar más frío del Sistema Solar

El cráter Faustini, donde la temperatura llegó a -397º C. AP/NASAHasta ahora se creía que el lugar más frío del Sistema Solar podría ser Plutón, puesto que es el que está más alejado del Sol. Sin embargo, la sonda de reconocimiento lunar LRO, lanzada el pasado mes de junio por la NASA, ha aportado un dato sorprendente: el lugar más frío del Sistema Solar se encuentra en la Luna, exactamente dentro de los cráteres oscuros cercanos a su polo sur.

Al medir la temperatura de diferentes partes del satélite, se comprobó su gran variabilidad térmica: si durante el día una gran parte de su superficie puede alcanzar los 104º C, durante la noche la temperatura se desploma. Como al interior de estos cráteres nunca llega la luz solar, permanecen en una eterna oscuridad y jamás suben de los -240º C.

En estas gélidas oquedades además, han encontrado bloques de hielo de miles de millones de años. Éstos, según la NASA, podrían utilizarse no sólo como fuente de agua, sino para obtener hidrógeno y oxígeno. Y es más, pueden mostrar el historial de impactos cósmicos que ha sufrido la Luna e incluso dar pistas sobre las características iniciales del Sistema Solar.

Por otra parte, también han hallado hidrógeno en algunos cráteres y en las regiones que los rodean, así como en las zonas polares (lo que no hace sino apoyar lo descubierto hace ya una década). Esto significa que bajo su superficie hay agua o un compuesto con hidrógeno como el metano (CH4). "Debe de llevar muchos años ahí", dijo el doctor Richard Vondrak, uno de los científicos de la NASA implicados en el proyecto al New York Times. Y añadió: "Lo que todavía no sabemos es cuánta cantidad hay y a qué profundidad está almacenado". Aunque conseguir llegar hasta el fondo es una tarea difícil por la topografía del terreno, empinado y agreste.

"Ahora miramos a la Luna con nuevos ojos", ha admitido Vondrak, al comprobar que tan cerca de la Tierra, se pueden encontrar sorpresas como ésta.

elmundo.es

sábado, 12 de septiembre de 2009

La NASA estrellará su sonda Lcross en un cráter para intentar detectar señales de agua

Ilustración de la misión espacial Lcross - NASAEl cráter Cabeus A, de unos 40 kilómetros de diámetro, situado cerca de la región polar Sur, es el destino elegido por los expertos para estrellar en él, el próximo 9 de octubre, la sonda espacial Lcross, de la NASA. El objetivo de la misión, que partió de la Tierra el pasado 18 de junio, es analizar la pluma de material lunar que se elevará tas el impacto para ver si hay rastro de agua. La idea es que en los cráteres polares de la luna, cuyas paredes están en penumbra permanente, podría conservarse hielo.

Hasta ahora todos los datos indican que el satélite natural terrestre es un desierto completamente seco y algunos intentos anteriores de hacer una maniobra similar a la de Lcross o ha fracasado o no ha obtenido resultados concluyentes. En julio de 1999 impactó en la Luna la sonda Lunar Prospector (de la NASA) y en septiembre de 2006, la Smart-1 (de la Agencia Europea del Espacio), una vez concluida su misión.

Lcross (Lunar Crater Observation and Sensing Satellite) ha recorrido millones de kilómetros desde su lanzamiento, pasando alrededor de la Tierra y de la misma Luna, y ahora se prepara para impactar allí a una velocidad de casi 9.000 kilómetros por hora. La idea es que en el cráter choque el módulo de impacto, que es la parte superior de un cohete Centaur), y que la sonda Lcross (con varios instrumentos de medida a bordo) atravesará la pluma de materia que se levantará para tomar datos antes de estrellarse ella misma también poco después.

La NASA acaba de hacer pública la elección de Cabeus A, tras la selección realizada por los expertos entre ocho cráteres de impacto preseleccionados. Además de la estructura de Cabeus A y de la señal de presencia de hidrógeno allí detectada por otras naves espaciales, se han tenido en cuenta las condiciones de iluminación y visibilidad de la previsible pluma resultante del impacto más favorables para su observación desde la Tierra. El 9 de octubre estarán pendientes de ese punto de la Luna, a 85 grados de latitud sur, numerosos telescopios terrestres, más el Hubble, más la sonda orbital Lunar Reconnaissance Orbiter (que partió) a la vez que la Lcross e incluso alguna nave en órbita de Marte. La NASA ha informado que tiene intención también de pedir la colaboración de astrónomos aficionados para hacer el seguimiento del impacto.

La Lcross ha tenido problemas técnicos que han consumido gran parte del combustible de a bordo, pero ahora está en buenas condiciones para lograr su objetivo el mes que viene, han explicado sus responsables. La NASA ha anunciado que dedica la misión al recientemente fallecido Walter Cronkite, el famoso periodista que cubrió las noticias del programa espacial tripulado de EEUU, incluida la llegada del hombre a la Luna.

ELPAIS.com

domingo, 30 de agosto de 2009

India no encuentra su sonda espacial

Réplica de la sonda lunar india Chandrayaan 1. AFPLa agencia espacial india dio por concluida la primera misión lunar del país, después de reconocer que este sábado perdieron todo contacto con la nave Chandrayaan-1, y no confían en encontrarla.

La comunicación por radio con este satélite, lanzado en octubre de 2008, se desvaneció de repente, dijo la Organización India para la Investigación Espacial (Isro), con sede en Bangalore.

Estaba previsto que la misión del Chandrayaan-1 durara dos años, pero la nave ya no recibe las órdenes que mandan desde la Tierra y la estación de la organización ha dejado de captar información proveniente del satélite.

Como recordó el corresponsal de la BBC Egon Cossou, esta misión era motivo de orgullo para India, ya que se consideró como el mayor paso dado por su agencia espacial para competir con otros estados asiáticos con aspiraciones espaciales.

Los controladores aseguran que, a pesar de esta pérdida, la nave les facilitó información muy valiosa de la Luna y ha cumplido la mayoría de sus objetivos científicos.

Sin embargo, este súbito fin de la misión podría obstaculizar las ambiciones espaciales de India.

Historial problemático

El Chandrayaan-1 fue lanzado desde el estado sureño de Andhra Pradesh y se esperaba que pudiera completar una órbita a la Luna que permitiera elaborar un atlas en tres dimensiones de su superficie, así como de la distribución de minerales.

No es la primera vez que tiene problemas técnicos. El pasado mes, un sensor del satélite dejó de funcionar correctamente. Esta disfunción afectó a la calidad de las imágenes recibidas desde la sonda.

Estos contratiempos podrían disgustar aún más a los críticos de esta misión.

El gobierno indio gastó US$78 millones en este programa -mucho menos que lo que costaron las sondas espaciales de Japón y China-, pero hay quien piensa que se trata de un derroche de recursos en un país donde millones de personas aún carecen de servicios básicos.

BBC Mundo

domingo, 23 de agosto de 2009

Una imagen muestra la caminata de dos tripulantes del Apollo 14 en 1971

Rastro de dos astronautas del Apollo 14, visible en horizontal en la zona media de la imagen.- LROIntentaban llegar a un cráter cercano y no pudieron conseguirlo, pero sus huellas han permanecido durante 38 años en la superficie de la Luna.

El nuevo satélite artificial Lunar Reconnaissance Orbiter (LRO) ha fotografiado la zona y sus especialistas han confirmado que los astronautas Alan Shepard y Edgar Mitchell se quedaron a sólo 30 metros del borde del cráter, informa Space.com.

Shephard y Mitchell llegaron en 1971 a la superficie lunar en el módulo de descenso Antares del Apollo 14. El cráter al que querían llegar en el segundo paseo lunar de su estancia de 33 horas era el Cone, en la región Fra Mauro. Estaba a 1,4 kilómetros, pero el camino era todo cuesta arriba y el terreno muy blando y accidentado. Eso no les permitía orientarse adecuadamente y no sabían si iban bien dirigidos ni la distancia que recorrían. Al final, desistieron.

Ésta fue la tercera de las seis misiones Apollo que aterrizaron en la Luna entre 1969 y 1972. En la imagen completa, todavía sin calibrar, también se aprecia el Antares y un experimento científico que los astronautas desplegaron junto a éste.

martes, 18 de agosto de 2009

La NASA sopesa instalar reactores nucleares en la Luna

La NASA sopesa instalar reactores nucleares en la Luna. Foto: Technology ReviewLos investigadores de la NASA y el departamento de Energía de Estados Unidos han probado recientemente tecnologías para desarrollar un reactor de fisión nuclear "seguro, fiable y eficiente", que podría se utilizado en la Luna o en Marte en 2020, el año en el que la NASA planea volver a la Luna.

Este nuevo sistema de energía nuclear es parte de un proyecto de la NASA que se inició en 2006, para examinar pequeños reactores para su utilización en otros planetas. Si bien la energía nuclear sigue siendo polémica, los investigadores dicen que el reactor será diseñado para ser "totalmente seguro" y que sería enterrado a una "distancia segura" para proteger a los Astronautas de cualquier radiación que generan, según se recoge en un artículo de 'Technology Review'.

Concretamente, la generación de energía se realizaría mediante una unidad de conversión compuesta por dos motores, a los que llega la electricidad mediante un líquido metálico, que transfiere el calor del reactor a los motores.

El reactor de fisión funciona dividiendo los átomos y liberando energía en forma de calor, que se convierte en electricidad. La idea de utilizar la energía nuclear en el espacio se remonta a finales del decenio de 1950, con el proyecto Orión. En la década de 1960, una serie de reactores nucleares fueron desarrollados por la NASA, pero dejaron de desarrollarse por seguridad pública y un tratado internacional de prohibición de la energía nuclear en el espacio, según explica la publicación.

"La energía nuclear está siendo de nuevo considerado para misiones lunares y Marte porque, a diferencia de otras alternativas como la energía solar, puede proporcionar energía constante y apoyo a los sistemas de recarga de vehículos todo terreno", indica el artículo.

En cuanto a la energía solar en la Luna, "es más limitada" porque la luna está oscura hasta 14 días y tiene profundos cráteres que pueden ocultar el sol. "Marte está más lejos del Sol que la Tierra o la Luna, por lo que la energía solar que se puede recoger allí es menor", continúa el artículo.

EUROPA PRESS

viernes, 14 de agosto de 2009

Ruedas antipinchazos para explorar la Luna

La nueva rueda ultraresistente. Goodyear / NASALa NASA y la empresa Goodyear han desarrollado un neumático resistente a los pinchazos: está formado por 800 muelles de carga y no contiene aire. Este diseño permitirá transportar grandes vehículos sobre la superficie de la Luna con el mínimo riesgo y realizar exploraciones mucho más extensas. Así, facilitará el desarrollo y mantenimiento de un puesto lunar avanzado.

"Con los requisitos combinados de incrementar la carga y la vida útil, necesitábamos hacer un cambio fundamental al neumático lunar original", explicó recientemente el investigador de la agencia espacial, Vivake Asnani. Así, el nuevo neumático 'Spring Tire' es capaz de soportar mucho más peso y lograr que los vehículos recorran mayores distancias. "Hemos mejorado el sistema de malla metálica que se utilizaba anteriormente", aseguró.

El dispositivo fue testado con éxito en el Centro Espacial Johnson en Houston (EEUU). Para sus creadores, las características específicas del modelo hacen que sea extremadamente duradero y eficiente. "El diseño de los muelles que forman la superficie del neumático sirve para proporcionar tracción, pero toda la energía que deforma el neumático mientras rueda se recupera cuando el muelle vuelve a su forma original, sin que se genere calor como ocurre con los de los coches", apuntó el experto de Goodyear, Jim Benzing.

Por otra parte, los ingenieros coinciden en que los neumáticos tradicionales de caucho y con cámara de aire utilizados en la Tierra "son de poca utilidad para las misiones lunares". En este sentido, afirman que las propiedades de este material varían significativamente por las temperaturas extremas que se experimentan en las distintas zonas del satélite. Además, subrayan que las radiaciones solares no filtradas degradan el caucho y hacen que el riesgo de pinchazos de los neumáticos sea mayor.

"El 'Spring Tire' no tiene un simple punto de fallo, por lo que un impacto fuerte, que podría causar que un neumático tradicional se pinchara y desinflara, solo dañaría uno de los 800 muelles de carga de nuestro neumático", señaló Asnani. Y remarcó las "extraordinarias características" de este modelo, de estructura rígida pero flexible, "que permite a los vehículos viajar más rápido sobre terrenos abruptos sin transferir excesivo movimiento al vehículo".

Finalmente, la compañía de neumáticos asegura que la NASA ha quedado tan impresionada con el invento que ha decidido presentar el proyecto durante una de sus recientes exposiciones. "Prácticamente todos los miembros del Congreso y empleados con los que hablé se mostraron emocionados con la idea de que esta tecnología pudiera ser utilizada un día, no solo para vehículos espaciales, sino también para vehículos de tierra", concluyó el investigador.

Europa Press

jueves, 13 de agosto de 2009

EE UU no puede volver a la Luna con los fondos disponibles

Dibujo de una base lunar de primera generación prevista en el programa Constellation de la NASANinguna de las opciones de exploración espacial tripulada que está estudiando el comité creado por la Casa Blanca puede desarrollarse con el presupuesto disponible hasta 2020, concluyeron ayer sus miembros. Queda, por tanto, descartada la vuelta del hombre a la Luna para ese año, prevista en el ambicioso y hueco programa anunciado en 2004 por el presidente Bush.

En su última reunión pública, celebrada en Washington y televisada, los miembros del comité reconocieron que la NASA no puede mandar seres humanos más allá de donde van ahora, que es la Estación Espacial Internacional, en óbita baja terrestre, a poco más de 400 kilómetros de altura.

"El presupuesto simplemente no es el adecuado para cualquier exploración", ha dicho la astronauta Sally Ride, miembro del comité. NASA dispondría de 80.000 millones de dólares (unos 57.000 millones de euros) para este programa, 28.000 menos de lo previsto en 2005, cuando decidió desarrollar los nuevos cohetes Ares y la cápsula tripulada Orion para cumplir el plan de Bush.

El objetivo de renovar la ilusión por el espacio entre los ciudadanos de Estados Unidos parece también descartado. "Va a ser difícil con el presupuesto actual hacer cualquier cosa que sea ilusionante en el área de los vuelos tripulados", afirmó Norman Augustine, presidente del comité.

Mañana viernes, el comité se reunirá con el nuevo director de la NASA, Charles Bolden, y el asesor científico del presidente Obama, John Holdren, para presentarles las opciones de exploración espacial tripulada que todavía considera factibles. A finales de mes debe presentar el informe final a Obama.

De las siete opciones que pervivían el miércoles, sólo han sobrevivido cuatro, que necesitarían, de todas formas, más dinero para llevarlas a cabo. Únicamente una de ellas contempla todavía el desarrollo del Ares tal como estaba previsto. Ha quedado descartada la opción de saltarse etapas intermedias y dirigir los esfuerzos a ir directamente a Marte, aunque este planeta sigue considerándose el objetivo final de cualquier programa de exploración.

El comité favorece el desarrollo de cohetes y cápsulas comerciales para el transporte de suministros y tripulación a la órbita baja y cree que es un objetivo tecnológico clave encontrar soluciones (en forma de gasolineras espaciales) para surtir de combustible a las naves que se envíen al espacio lejano. Por otra parte, también recomienda, en alguna de sus opciones, alargar la vida del transbordador y de la Estación Espacial.

MALEN RUIZ DE ELVIRA / ELPAIS.com

sábado, 8 de agosto de 2009

La luz de la Luna iluminará la noche de las Perseidas

Lluvia de estrellas de las Perseidas. EFELa noche del 12 al 13 de agosto es la famosa fiesta de las estrellas. Para los que, más allá del aspecto mágico que siempre lleva asociado esta lluvia de meteoros y quieran conocer y observar el lado científico de las Perseidas, varios observatorios astronómicos ofrecen curiosas formas de disfrutar de esta noche.

Para la contemplación de las Perseidas -llamadas así porque proceden de la constelación de Perseo- no son necesarios binóculos o telescopios, sin embargo la luz de la Luna, que se encuentra en su fase de cuarto menguante, dificultará en esta ocasión la visión de las estrellas más observadas del año. Aún así, las asociaciones de aficionados a la astronomía van a poner todo de su parte para esta fiesta astral.

La playa de Las Salinas, en Roquetas de Mar, Almería, es uno de estos lugares. El Ayuntamiento de esta localidad y la Asociación Astronómica Orión han organizado una noche para ver las Perseidas tumbados en la arena mientras se relatan historias sobre el universo.

Este año el momento en el que la lluvia será más copiosa está previsto entre las 19.30 y las 22.00 (hora peninsular). Incluso este año la actividad podría doblarse entre las 22.00 y las 23.00, apunta Pablo Santos, investigador del Instituto de Astrofísica de Andalucía. "La mayor parte de las veces una estrella fugaz es una partícula de polvo de unos pocos milímetros que brilla al entrar en la atmósfera terrestre debido al enorme calor generado por la fricción y que deja una tenue estela, que puede persistir cierto tiempo en el cielo", explica este investigador.

A bordo de una goleta

Otra opción muy original, en Santander. La asociación AstroSantander ofrece una observación de la lluvia de meteoros en el mar: en la goleta Cantabria infinita. La hora del embarque será a las 22.00 desde la Grúa de Piedra, y la nave se dirigirá fuera de la bahía para evitar en lo posible la contaminación lumínica de la ciudad.

La asociación AstroCuenca propone observar el cielo nocturno del 12 de agosto en las ruinas romanas de Valeria (Cuenca). Con la ayuda de varios telescopios y prismáticos se podrá ver los objetos que la asociación recoge en un texto según las coordenadas desde donde será esta observación. La asociación explicará cómo orientarse para descubrir más sobre las constelaciones que se podrán ver a lo largo de la noche.

Las Lágrimas de San Lorenzo, la lluvia de estrellas más popular del año a pesar de no ser la más extensa de todas, sí es la que más expectación suscita por tratarse de una época estival, perfecta para relajarse, mirar al cielo y por qué no, pedir un deseo.

ANA CASAL AYUSO / ELPAIS.com

jueves, 6 de agosto de 2009

China completará un mapa topográfico lunar de alta definición

China completará un mapa topográfico lunar de alta definiciónChina tendrá completada la elaboración de un mapa topográfico tridimensional de la Luna antes de finales del próximo mes de septiembre, según ha confirmado a Xinhua el diseñador jefe del sistema de aplicación al terreno del proyecto, Li Chunlai.

La mayor parte de los mapas topográficos lunares existentes se basan en los datos adquiridos mediante altímetros láser, recordó Li. Con la gran cantidad de imágenes detalladas tomadas por el satélite Chang'e I durante su misión de más de un año, el mapa que se está elaborando será el "más claro y de mayor definición del mundo".

El Chang'e I recogió más de nueve millones de datos de elevación válidos, que han permitido a los científicos chinos hacer un mapa topográfico con una resolución de hasta tres kilómetros por píxel, detalló Li, quien también es un alto funcionario del Observatorio Astronómico Nacional, subordinado a la Academia de Ciencias de China.

El nuevo mapa topográfico servirá a los futuros exploradores lunares como guía para estudiar e investigar los recursos geológicos sobre la superficie lunar.

En noviembre de 2008, los científicos chinos crearon el primer mapa completo de la superficie lunar elaborado con los datos capturados por una cámara instalada en el Chang'e I.

China puso en marcha su misión lunar en 2007 al poner en órbita con éxito su primer satélite no tripulado, el Chang'e I.

El 1 de marzo de este año, la sonda terminó su misión de 16 meses tras chocar contra la Luna, lo que supone el fin de la primera de las tres etapas que componen la misión lunar diseñada por China.

La segunda fase incluirá un aluzinaje y el envío de un vehículo explorador a la superficie lunar en 2012. Durante la tercera etapa de la misión, programada para 2017, se recuperará otro vehículo espacial que alunizará y regresará a la Tierra con muestras de rocas de la superficie lunar.

Los medios de comunicación del país habían informado anteriormente de que los científicos chinos también estaban considerando la posibilidad de llevar a cabo una misión de alunizaje tripulada entre 2025 y 2030.

Xinhua

martes, 4 de agosto de 2009

Fotografían los sitios de alunizaje de las misiones Apollo

Una fotografía del sitio de alunizaje de la misión Apollo 14, tomada con la cámara LROCEl Orbitador de Reconocimiento Lunar (Lunar Reconnaissance Orbiter o LRO, en idioma inglés) ha enviado ya su primera serie de imágenes de los sitios de alunizaje de las naves Apollo. Las fotografías muestran los artefactos dejados sobre la superficie de la Luna durante los descensos de los módulos lunares de las misiones Apollo, que se hacen evidentes porque arrojan largas sombras cuando son iluminados por el Sol a baja altura sobre el horizonte.

La Cámara del Orbitador de Reconocimiento Lunar (Lunar Reconnaissance Orbiter Camera o LROC, en idioma inglés) logró obtener imágenes de cinco de los seis sitios de alunizaje de las misiones Apollo y dejó pendiente sólo el sitio de la misión Apollo 12, que será fotografiado en las próximas semanas.

"El equipo que trabajó con la LROC esperó con ansiedad la llegada de cada imagen", dijo el investigador principal de la LROC, Mark Robinson, de la Universidad Estatal de Arizona. "Estábamos muy interesados en echar ese primer vistazo a los escenarios de los descensos de los módulos, simplemente por la emoción de hacerlo —y para saber qué tan bien enfocaban las cámaras. Ciertamente, las imágenes son fantásticas".

El satélite alcanzó su órbita lunar el 23 de junio y capturó imágenes de los sitios donde estuvo Apollo entre el 11 y el 15 de junio. Aunque ya se esperaba que el LRO pudiera ver con claridad los restos de las misiones Apollo, estas primeras imágenes han llegado antes de que la nave espacial alcance su órbita final de cartografiado. Las futuras imágenes de estos sitios que se tomen con la LROC tendrán una resolución dos o tres veces mayor.

Aunque estas imágenes constituyen un recordatorio de aquella exploración hecha por la NASA en el pasado, el enfoque primario del LRO es abrir camino para el futuro. Al enviar a la Tierra datos detallados sobre la superficie lunar, esta misión ayudará a la NASA a identificar sitios seguros de alunizaje para los futuros exploradores, a localizar recursos potenciales y a describir el ambiente de radiaciones en la Luna, así como también colaborará para poner a prueba nuevas tecnologías.

"Estas imágenes no solamente revelan los grandes logros del programa Apollo, sino que también muestran que la exploración de la Luna continúa", dijo Richard Vondrak, científico del proyecto LRO en el Centro Goddard para Vuelos Espaciales, de la NASA, en Greenbelt, Maryland. "Las imágenes muestran cómo se utilizará el LRO con el fin de identificar cuáles son los mejores destinos para los próximos viajes a la Luna".

La actual órbita de la nave, de forma elíptica, es la causa de que las imágenes tengan una resolución levemente diferente entre sí, pero todas miden alrededor de cuatro pies (1.2 m) por píxel. Puesto que las plataformas dejadas en los descensos miden cerca de 12 pies (3.7 m) de diámetro, los restos fotografiados ocupan un área de aproximadamente nueve píxeles en las imágenes. Sin embargo, como el Sol se hallaba a baja altura sobre el horizonte cuando se hicieron las imágenes, incluso algunas variaciones sutiles en la topografía generaron largas sombras. Erguidas un poco más de 10 pies (3 m) sobre la superficie, cada plataforma de descenso forma una sombra distintiva que ocupa un área de alrededor de 20 píxeles.

Lanzado al espacio el 18 de junio, el LRO lleva a bordo siete instrumentos científicos; actualmente, todos ellos están siendo calibrados y puestos a prueba antes de que la nave alcance la órbita de su misión principal. El instrumento LROC está conformado por tres cámaras —dos de alta resolución, con campo de visión angosto, y una de baja resolución con campo de visión amplio. El LRO será dirigido hasta su órbita de misión principal durante el mes de agosto; se trata de una órbita casi circular ubicada a alrededor de 31 millas (aproximadamente 50 km) sobre la superficie lunar.

Ciencia@NASA

domingo, 2 de agosto de 2009

Explorando la Luna, descubriendo la Tierra

Durante la misión Apollo 8Hace 40 años, los astronautas de la misión Apollo se encaminaron en una osada aventura para explorar la Luna. Terminaron descubriendo su propio planeta.

¿Cómo se descubre la Tierra? ¿Alejándose de ella? Todo comenzó con una sola fotografía.

Durante la misión Apollo 8, el cohete Saturno V transportó tripulación por primera vez y también fue la primera vez que seres humanos fueron colocados en órbita lunar. En los planes de esta misión se especificaba que los astronautas deberían tomar fotografías de los posibles sitios de alunizaje para las misiones futuras. Antes de esto, las imágenes del hemisferio lejano de la Luna habían sido tomadas solamente por sondas robóticas.

A medida que los astronautas, que estaban adentro de la nave, emergían desde atrás de la Luna, se sorprendieron y fascinaron por una impresionante vista de la Tierra, que se elevaba sobre el horizonte lunar. Bill Anders, rápidamente tomó una fotografía de la espectacular salida de la Tierra —esto no estaba en el programa de la misión.

El astronauta no pudo haber tomado esta fotografía en un mejor momento. Era la noche de Navidad de 1968, el cierre de uno de los más turbulentos y fracturados años en la historia de Estados Unidos y del mundo. Esta imagen ofreció una nueva y muy necesaria perspectiva de "nuestro hogar".

Por primera vez en la historia, la especie humana miró la Tierra y no solamente vio un rompecabezas de estados y países sobre un mapa plano y aburrido, sino un planeta completo, sin límites marcados por fronteras, una esfera frágil con una belleza deslumbrante, flotando solitaria en un vacío peligroso. Allí había un hogar digno de ser protegido cuidadosamente.

Más tarde, el fotógrafo de la naturaleza Galen Rowell describió esta fotografía como "la fotografía con mayor influencia ambiental jamás tomada".

"Cambió por completo el rumbo de la humanidad", dice Kristen Erickson, de las oficinas centrales de la NASA, en Washington, DC. "Y fotografías similares, tomadas por las tripulaciones de las misiones Apollo 11 hasta 17, reforzaron el impacto de esta primera imagen".

Las fotografías de la gran canica azul tomadas por la nave Apollo llenaron de energía a los movimientos ecologistas y condujeron directamente a la creación de la flota moderna de satélites que observan la Tierra y que la NASA utiliza para monitorizar y predecir el tiempo, así como también para examinar los agujeros de ozono, investigar el cambio climático y mucho más.1 Como la cámara de Anders, estos satélites han transformado la manera en la cual vemos este planeta al que llamamos Tierra.

Derecha: 40 años después de Apollo, una flota de satélites envuelve la Tierra monitorizando y estudiando nuestro planeta. Crédito de la imagen: NASA

Hemos ganado todo esto al dirigir nuestra atención hacia la Luna.

Los astronautas de la nave Apollo se encontraban, como ellos mismos lo afirman, profundamente conmovidos y se sentían diferentes cuando vieron la Tierra desde su perspectiva privilegiada en el espacio.

"Cambió mi vida",2 dice Rusty Schweickart, astronauta de la misión Apollo 9.

"...Desde allí, solamente vez las fronteras marcadas por la naturaleza... no aquellas hechas por el hombre", afirma Eugene Cernan, quien participó en las misiones Apollo 10 y 17. "Es una de las más profundas y emotivas experiencias que jamás haya tenido".3

Apollo 17 fue la última misión tripulada a la Luna. Desde entonces, ningún ser humano ha regresado al lugar donde se puede flotar y ver la Tierra completa. La tripulación de la Estación Espacial Internacional tiene una vista hermosa de la Tierra, pero no de toda la Tierra. Debido a que la estación espacial se encuentra en una órbita de baja altitud, solamente una porción del planeta se puede ver en un determinado momento. Para ver la imagen completa, no hay mejor lugar que la Luna.

Ciencia@NASA

sábado, 1 de agosto de 2009

Google Moon: La Luna en Google Earth



El 20 de julio de 1969, hace 40 años, el mundo observaba cómo la tripulación del Apolo XI daba sus primeros pasos sobre la superficie lunar. Para conmemorar este hecho histórico, Google ha lanzado Moon en Google Earth, un mapa interactivo de la Luna en 3D al que se puede acceder con Google Earth 5.0.

China también quiere estar en la Luna

China también quiere estar en la LunaLa República Popular China no quiere quedarse atrás en esta reedición de la carrera por alcanzar la Luna. El gigante asiático se convirtió en octubre del 2003 en el tercer país del mundo capaz de poner a un ser humano en órbita.

El primer taikonauta (de 'taiko', espacio en chino) se llamaba Yang Liwei y voló alrededor de la Tierra 14 veces a bordo de la 'Shenzhou V'. Cinco años después, uno de sus compañeros, tripulante de la 'Shenzhou VII', fue el primer chino en efectuar un paseo espacial. Fueron dos de los primeros pasos de un ambicioso programa dado a conocer por la Academia China de las Ciencias y que contempla la llegada de un taikonauta a la Luna en el 2020 y la construcción de una base habitada en el satélite para el 2030.

Pero antes se realizarán otras misiones automatizadas que incluirán el envío de sondas que orbitarán el satélite y buscarán zonas adecuadas para los alunizajes, un 'lander' o aparato de aterrizaje, un 'rover' teledirigido y otra sonda capaz de enviar de regreso a la Tierra un dispositivo con muestras del terreno lunar.

China también pretende crear su propia estación espacial permanente que utilizaría como escala para alcanzar la Luna. Será mucho más pequeña que la Estación Espacial Internacional y estará formada por varios módulos 'Shenzhou' acoplados.

El principal problema de los chinos a la hora de afrontar esta carrera lunar es la necesidad de contar con una nave capaz de afrontar el viaje. Las 'Shenzhou' que utilizan ahora son versiones del diseño ruso de las vetustas 'Soyuz'. A todas luces, se trata de un modelo inadecuado para llegar a la Luna. Tampoco disponen de un diseño propio de módulo lunar. En este caso, ni siquiera existe un modelo ruso que imitar, porque el módulo lunar proyectado en los viejos tiempos de la Unión Soviética para competir con los del proyecto 'Apolo', el 'LK', era un diseño deficiente que no llegó a ser lanzado jamás.

En cualquier caso, la Luna parece ser poco para los chinos, que han anunciado que pretenden llegar a Marte y establecer una base allí en el 2050.

jueves, 30 de julio de 2009

La NASA diseña los futuros vehículos que recorrerán la Luna

Prototipo del Rover Eléctrico Lunar que está desarrollando la NASAUn todoterreno eléctrico, capaz de trepar por pendientes de hasta 40 grados, con ruedas pivotantes y una cabina presurizada en la que los astronautas puedan pasar varios días en mangas de camisa (sin traje de astronauta), con sillones convertibles en cama y cuarto de baño con ducha.

Es la idea general que tienen los ingenieros de la NASA del vehículo que deben tener listo para el regreso de los astronautas a la Luna, después de 2020. Aunque queda aún mucha ingeniería por desarrollar y muchos ensayos por hacer, existe ya un prototipo de este LER (Rover Eléctrico Lunar), que la agencia espacial lució en el desfile de la toma de posesión del presidente Barack Obama el pasado enero.

Desde luego, la NASA cuenta con toda la experiencia adquirida con los rover de las misiones Apollo (el primer vehículo de transporte lunar llegó con el Apollo 15, en 1971), pero las tecnologías y las ambiciones han cambiado mucho. "Cuando fuimos a la Luna la primera vez era como una excursión de camping y no nos importaba que las cosas se rompieran siempre y cuando los astronautas volvieran", comenta Franck Peri, director del Programa de Desarrollo de Tecnologías de Exploración de la NASA. "La próxima vez va a ser un viaje para estar allí", informa Space.com.

Más recientes son los conocimientos de robótica para explorar otros mundos generados en los programas de los rover de Marte, aunque ese mundo sea distinto de la Luna, y distintos sean los requerimientos tecnológicos. Por cierto que la última clase que los expertos están aprendiendo en el planeta vecino es cómo desatascar el rover automático Spirit que, desde el pasado mes de abril, está atrapado en un banco de arena en Marte. En una sala de ensayos del Jet Propulsion Laboratory (JPL, California) se ha simulado la situación del vehículo para ensayar maniobras de salida antes de enviarle las órdenes pertinentes.

El Spirit, que llegó a Marte casi a la vez que su gemelo Opportunity, a principios de 2004, avanzó en abril por unas capas de suelo aparentemente duras que cubrían un banco de arena y se quedó clavado. Los especialistas son optimistas y siguen probando estrategias en la llamada sala de arena del JPL con una réplica del Spirit. Hace unos días han logrado que se mueva un centímetro, que será poco, pero significa que es capaz de desplazarse. Los científicos de la misión no pierden el tiempo; al contrario, están encantados estudiando, con los instrumentos del rover, las capas de suelo de color tostado, amarillo, blanco y rojo oscuro de ese lugar de Marte bautizado Troy.

"Hemos estado operando los rover semiautomáticos en Marte durante cinco años y tenemos una buena comprensión del funcionamiento del día a día y de cómo actúan, pero habrá cambios significativos en las estrategias de operación con los rover lunares", afirma Aileen Yingst, científica del Instituto de Ciencias Planetarias de Tucson y veterana de la misión de los rover marcianos. Ahora se ocupa de vehículos para la Luna y lo primero que señala, entre las diferencias, es que mientras la comunicación con Marte puede tardar hasta 40 minutos en ir y volver la señal, con la Luna es cuestión de segundos. Un retraso tal vez incómodo, pero no tan grande que obligue a encargar todas las tareas para uno o más días a un robot para que éste las ejecute por sí mismo. En la exploración lunar habrá robots autónomos, pero también astronautas.

Los vehículos autónomos llevarán cámara, espectrómetros y otros instrumentos científicos, parecidos a los de Marte, pero adaptados a las exigencias lunares. Yingst y su equipo tienen planeado hacer ensayos en zonas volcánicas de Nuevo México y en el permafrost de Alaska, análogos terrestres de posibles superficies en la Luna.

En cuanto al LER, se trata en realidad de la suma de dos componentes: un chasis de tracción y un módulo habitable, presurizado, donde dos astronautas pueden vivir hasta 14 días con bastantes comodidades. Una de ellas es que dentro no tendrán que llevar los aparatosos e incómodos trajes espaciales. Además, para salir al exterior, será fácil ponérselos ya que estarán sujetos a la pared del módulo, por fuera, y con la espalda enganchada mediante una esclusa por la que los astronautas podrán meterse dentro desde la cabina. Otra esclusa permitirá comunicar el LER a un módulo habitable o a otro LER, igualmente sin salir al hostil ambiente lunar.

El vehículo, de unos 4.000 kilos terrestres en total (3.000 de la cabina y 1.000 del chasis) podrá cargar otros tantos. En un soporte multiuso se colocarán equipos, grúas o herramientas. Llevará baterías recargables de iones de litio y una autonomía de unos 240 kilómetros. Con sus 12 ruedas rotatorias, el LER puede desplazarse de lado, como los cangrejos, lo que lo hace muy manejable. Como todoterreno que es, podrá circular por superficies accidentadas y afrontar pendientes de hasta 40 grados.

La NASA ha hecho ya pruebas de prototipos en Arizona, en terrenos basálticos, pero los ingenieros del proyecto (incluido en el programa Constellation de nuevos sistemas de exploración espacial) cuentan con ir aportando las novedades tecnológicas que surgirán en los próximos 10 a 15 años, que es el tiempo mínimo que tardará en poner sus ruedas en la Luna un vehículo así.

ALICIA RIVERA / ELPAIS.com

miércoles, 22 de julio de 2009

Millones de asiáticos contemplan el eclipse solar más largo del siglo

Millones de asiáticos contemplan el mayor eclipse solar del sigloMillones de asiáticos desde la India a Japón pudieron contemplar hoy el eclipse total de Sol más largo del siglo XXI, que alcanzó en el Océano Pacífico al sur de Japón una duración de seis minutos y 39 segundos, aunque en muchas partes de Asia el mal tiempo empobreció el espectáculo.

El eclipse comenzó a verse de madrugada en el oeste de la India a las 05.29, hora local (23.59 GMT del martes), y dejó de verse por el noreste del país poco más de dos horas después. Los cielos cubiertos dificultaron apreciar el fenómeno a millones de indios en gran parte del territorio, aunque sí fue posible tomar imágenes espectaculares en la ciudad sagrada hindú de Benarés (norte), situada a orillas del río Ganges.

Mientras que la Luna ocultaba la luz solar, al menos un millón y medio de indios se bañaron en sus aguas para purgar sus faltas, lo que también ocurrió en ríos sagrados de Bután, Bangladesh y Nepal, donde también se vivió el eclipse total. El fenómeno comenzaba entonces a ser apreciado en territorio chino y grandes ciudades de su franja central, a orillas del principal río del país, el Yangtsé, como Chongqing, Wuhan, Hangzhou y Shanghai, pudieron presenciar de cuatro hasta casi seis minutos de eclipse total.

La isla oriental china de Yangshan, ubicada 130 kilómetros al sureste de Shanghai y unida a sus costas por un puente de 32,5 kilómetros, fue el último punto de Asia continental donde se pudo admirar el eclipse y donde tuvo su mayor duración en tierra firme: cinco minutos y 56 segundos. Varios cientos de personas de 25 países se reunieron allí para observar el eclipse, pero apenas pudieron verlo claramente durante escasos segundos, en distintos intervalos, dada la espesa capa de nubes que cubría la zona durante esos casi seis minutos de súbita oscuridad.

Las zonas norte y sur de China vieron ocultarse parcialmente el disco solar, y lo mismo ocurrió en otros países de la región, como Filipinas, que también sufrió el obstáculo de las nubes propias de la estación de lluvias, al igual que en gran parte de Tailandia. En Malasia la Luna sólo oscureció el 17,8 por ciento del sol y el mejor lugar para verlo fue el norte de su territorio peninsular. Tras oscurecer el cielo del Sudeste Asiático y Japón, el eclipse continuó por el Pacífico, y pasó por las islas Ryukyu (Japón, que vivió su primer eclipse solar en 46 años). A continuación siguió por el atolón Enewetak de las islas Marshall, famoso por los ensayos nucleares de los años 50, y fue visto por última vez en tierra en el islote Nikumaroro de Kiribati.

Se trata del eclipse más largo del siglo XXI y su duración máxima no será superada hasta el que se espera para el 13 de junio de 2132. Para los aficionados a la observación del cielo, que celebran en 2009 el Año Internacional de la Astronomía, cuatro siglos después de que Galileo Galilei comenzase a utilizar un telescopio y de que Kepler describiera por primera vez el sistema solar, el eclipse de hoy era también un motivo de celebración. "Seguro que muchos, entre quienes lo hemos observado hoy, se han acordado de que hace 40 años y dos días que el hombre pisó la Luna por primera vez, y han pensado que hace 40 años estábamos ahí, y ahora ese objeto celeste es el que nos va a tapar el sol", comentó a Efe en Yangshan Pedro Russo, coordinador del Año de la Astronomía.

EFE

lunes, 20 de julio de 2009

Alan Bean, el astronauta que sigue soñando con la Luna



Aquellos que vieron ante el televisor los primeros pasos del hombre sobre la Luna tienen la posibilidad de repetir la experiencia, esta vez ante un lienzo: el de Alan Bean, el único artista que ha caminado sobre la superficie del satélite.

EFE

domingo, 19 de julio de 2009

Veintitrés países y un proyecto privado aspiran a reanudar la exploración de la Luna

Veintitrés países y un proyecto privado aspiran a reanudar la exploración de la LunaUna nueva carrera espacial acaba de empezar. Ya no es Estados Unidos contra la Unión Soviética, el combate de cohetes entre los dos gigantes de la guerra fría, vencido por la NASA hace cuarenta años con el primer paso de Neil Armstrong en la Luna. Ahora es una competición abierta, a la que ya se han apuntado 23 países y una iniciativa privada que aspiran a reanudar la exploración lunar. Principales favoritos para enviar el próximo astronauta a la Luna: Estados Unidos y China.

"Va a ser una carrera espacial muy distinta de la de la guerra fría", predice Jordi Isern, director del Institut d'Estudis Espacials de Catalunya (IEEC). Aquello fue un sprint –sólo pasaron ocho años, un mes y veinticinco días entre la decisión del presidente Kennedy de "enviar un hombre a la Luna y devolverlo sano y salvo a la Tierra" y el alunizaje de los primeros astronautas–: un sprint motivado por el patriotismo en el que lo único que importaba era llegar primero. Ahora es una carrera de fondo en la que no sólo importa llegar, sino sobre todo quedarse.

"El objetivo ahora es establecer colonias permanentes en la Luna en las que los astronautas puedan vivir durante periodos largos", explica Joan de Dalmau, director del Centre de Recerca i Tecnologia Aeroespacials (CTAE), con sede en Viladecans.

El patriotismo sigue siendo una motivación importante en los nuevos planes de exploración lunar, pero en esta segunda carrera entran en juego también otros intereses. Una base permitiría empezar a explotar los recursos del satélite. China no oculta su interés por explotar el helio 3, un isótopo raro en la Tierra pero abundante en la superficie lunar, que podría emplearse como combustible nuclear. Las misiones de la larga duración en la Luna también permitirían investigar la adaptación de los astronautas a otros mundos para emprender más adelante el viaje a Marte, una idea en la que Estados Unidos trabaja desde el 2004.

Construir telescopios en la cara oculta de la Luna, donde la falta de una atmósfera como la terrestre permitiría observaciones de gran calidad, tendría asimismo un gran interés para el estudio del universo. "Es el lugar ideal para construir grandes instrumentos de observación astronómica", señala Jordi Isern.

A todo ello se añade "la curiosidad humana por aprender, por ir a explorar qué hay en otros lugares y cuáles son nuestros límites", declara Joan de Dalmau. "Esta curiosidad es un motor de avance permanente. Si se hubiera frenado la curiosidad de Galileo, Newton, Planck o Einstein, no se habrían producido muchos de los avances de los que disfrutamos hoy día".

Estados Unidos es, según Isern, el país mejor situado para ganar de nuevo la carrera a la Luna. Dado que los portentosos cohetes Saturno V del programa Apollo dejaron de fabricarse en 1972 y no existe en estos momentos ningún vehículo capaz de enviar astronautas a la Luna, la NASA está desarrollando una nueva generación de cohetes en el marco del programa Constellation. Pero este programa ha empezado a sufrir retrasos y sobrecostes –un problema habitual en programas espaciales– y la Administración Obama evalúa actualmente si Constellation se recorta o modifica de algún modo.

Si no se recorta, los planes prevén enviar de nuevo astronautas a la Luna alrededor del 2020 y empezar a construir una base lunar a partir del 2025. De cumplirse este calendario, una primera misión tripulada a Marte no se plantearía antes del 2035 o 2040.

Junto a Estados Unidos se alinean los 18 estados miembros de la Agencia Espacial Europea (ESA) –entre ellos España–, que no se plantean ir solos a la Luna pero sí en el marco de un programa de cooperación internacional. Un equipo de la Universitat Autònoma de Barcelona está trabajando ya para preparar la vida en la Luna con el proyecto Melissa, que intenta crear un ecosistema cerrado como el de una base lunar. "El precursor de la base lunar está en Barcelona", destaca Jean-Jacques Dordain, director general de la ESA.

Frente a la solera de la NASA y la ESA, las tres potencias espaciales emergentes de Asia –China, India y Japón– se han inscrito en la nueva carrera a la Luna. China es la que cuenta en estos momentos con un programa de vuelos tripulados más ambicioso y avanzado. Tiene además más flexibilidad que EE.UU. para aumentar las inversiones dedicadas al espacio, ya que los presupuestos no tienen el riesgo de ser rechazados por el Congreso como en Washington.

Finalmente, Rusia, que se retiró de la Luna tras la amarga derrota de 1969, se ha unido de nuevo a la carrera y ha anunciado la construcción de un nuevo cohete lo bastante potente para enviar misiones tripuladas al satélite.

Rusia y Japón ya cooperan con la NASA y con la ESA en la Estación Espacial Internacional y no se descarta que puedan unirse a los planes de una futura Base Lunar Internacional. O bien Rusia podría unirse a China, con quien ya ha cooperado en la construcción de cohetes. Más difícil parece que China y Estados Unidos vayan juntos al satélite después de los infructuosos intentos por acercar posiciones entre los sectores espaciales de ambos países. En cuanto a India, la viabilidad de sus planes de exploración lunar es todavía una incógnita.

Pero la iniciativa más novedosa es el premio Google Lunar X, dotado con 30 millones de dólares para el primer equipo que sea capaz de enviar un robot a la superficie de la Luna, conseguir que se desplace por lo menos 500 metros y transmita imágenes y datos a la Tierra. La fecha límite para hacerlo es el 31 de diciembre del 2014. "Este modelo de premio ya tuvo éxito en el pasado con la primera travesía aérea del Atlántico por Charles Lindbergh, y más recientemente con el premio Ansari X" a una nave capaz de realizar un vuelo suborbital, explica Joan de Dalmau. "Es un modelo que despierta vocaciones y aficiones y que estimula que sectores privados dediquen recursos a estos proyectos".

JOSEP CORBELLA / LAVANGUARDIA.es

sábado, 18 de julio de 2009

Las huellas de Apollo en la Luna

La zona señalada muestra el módulo del Apollo 11 y la sombra que proyecta. NASAEl nuevo satélite artificial Lunar Reconnaissance Orbiter (LRO) ha mandado las primeras imágenes de los lugares en los que las misiones Apollo aterrizaron en la Luna.

Las fotografías muestran los módulos y las sombras que éstos proyectan, lo que posibilita su localización. La cámara del satélite ha tomado instantáneas de cinco de los seis módulos de aterrizaje del programa Apollo, y se espera que fotografíe el del Apollo 12 en las próxima semanas. Las fotos sirven para conmemorar el 40 aniversario de la llegada del hombre a la Luna el próximo lunes 20.

El LRO entró en órbita lunar el 23 de junio y ha tomado las fotografías entre el 11 y el 15 de julio. Es un satélite de observación que fotografiará con gran detalle la superficie lunar y buscará lugares adecuados para el aterrizaje y el asentamiento cuando el hombre vuelva a la Luna.

Científicos del IAC estudiarán en China el eclipse solar más largo del siglo

Científicos del IAC estudiarán en China el eclipse solar más largo del sigloLa "Expedición Shelios", formada por un grupo de expertos en astronomía y divulgación científica, dirigidos por el astrónomo Miquel Serra-Ricart, se encuentran en China para estudiar, observar y grabar el eclipse solar total, que se producirá el día 22 de julio y que será el más largo del siglo XXI.

Así lo asegura hoy la Junta de Extremadura y recuerda que esta expedición, integrada por más de veinte personas y en la que también participan dos profesionales de la comunicación y la informática, es la suma de tres proyectos.

Por un lado, desde el Instituto de Astrofísica de Canarias se quiere observar y estudiar el eclipse solar, un fenómeno natural inigualable que gracias al esfuerzo de la Consejería de los Jóvenes y del Deporte de la Junta de Extremadura y a la Facultad de Informática de la Universidad Politécnica de Madrid, se podrá seguir en directo y en diferido a través de www.eclipsesolar.es.

La expedición posibilitará también que un grupo de estudiantes conozca China así como todos los fundamentos tecnológicos y científicos que rodean al eclipse.

A través del "Diario de Viaje", ubicado en la citada página web, se pueden conocer las sensaciones y experiencias de los expedicionarios, con fotografías, vídeos y comentarios sobre las vivencias y lugares visitados, y con la observación y el estudio, desde la ciudad china de Chongqing, del eclipse solar total, que durará más de seis minutos.

El eclipse se podrá ver en directo desde el albergue el Prado de Mérida, donde la Consejería de los Jóvenes y del Deporte organizará un encuentro para jóvenes y amantes de la astronomía que contará con un concierto de música basada en astronomía, una actuación de performance que generará imágenes del cielo captadas en tiempo real, y a la hora del eclipse se conectará con los reporteros que acompañan a la expedición para verlo en tiempo real.

La "Expedición Shelios China 2009" se enmarca dentro de un proyecto más amplio de convivencia y ocio puesto en marcha desde la Consejería de los Jóvenes y del Deporte y que lleva por título "Punto de Encuentro: El Espacio", con el que se quiere despertar en los ciudadanos el interés por la ciencia.

EFE

viernes, 17 de julio de 2009

Se cumple el 40 aniversario de la llegada del hombre a la Luna



16 de julio 1969. Los astronautas Neil Armstrong, Edwin Aldrin y Michael Collins salen de Cabo Cañaveral a bordo del Apolo XI rumbo a la Luna.

Pero fue cuatro días después cuando se produjo el gran acontecimiento. El hombre pisaba por primera vez la superficie del satélite de polvo blanco. Allí, primero Armstrong y después Aldrin, dejaron las huellas más famosas de la historia de la humanidad.

El Presidente John Kennedy ya lo había dicho ocho años antes: "Creo que esta nación debe proponerse la meta, antes de que la década termine, de que el hombre pise la Luna y vuelva a salvo a la Tierra".

Hasta 1968 se realizaron seis vuelos no tripulados y por fin el 16 de julio de 1969, hoy hace 40 años, ante la atenta mirada de 600 millones de telespectadores y la inquietud de un país que afrontaba su mayor desafío espacial, Armstrong, Aldrin y Collins elegían el lugar idóneo para alunizar: el Mar de la Tranquilidad.

Después del que fue, en palabras de Armstrong, un pequeño paso para el hombre, pero un gran paso para la humanidad, los tres volvieron a casa el 24 de julio. El sueño se había hecho realidad.

jueves, 16 de julio de 2009

El idilio del cine y la Luna

Apolo 13 (1995), de Ron HowardEl romance del cine con la Luna comenzó décadas antes de que el hombre dejase su huella en el satélite, hace 40 años, y siempre bebió de las influencias literarias de Julio Verne o H.G. Wells antes de apostar por el realismo.

Hoy se cumple el 40 aniversario del lanzamiento del cohete que transportaba la cápsula "Apolo XI", de la que el 20 de julio de 1969 saldría Neil Armstrong para dar ese "pequeño paso para el hombre, gran paso para la humanidad" sobre la Luna.

Pero en el cine hacía ya mucho que se había conquistado el satélite.

Corría el año 1902 cuando el francés Georges Méliès filmó "Le voyage dans la lune", una pequeña joya muda de apenas 14 minutos para la que diseñó algunos de los primeros efectos especiales de la historia del cine, incluida esa cápsula espacial que aluniza en el ojo derecho del satélite terrestre.

"Fue un éxito en todo el mundo y resultó muy influyente", dijo a Efe Jonathan Kuntz, profesor de la Escuela de Cine, TV y Teatro de la Universidad California Los Ángeles.

Aquella imagen icónica de la Luna accidentada fue posteriormente utilizada en videoclips tan populares como el de "Tonight, Tonight", de The Smashing Pumpkins, o "Heaven for Everyone", de Queen.

"Fue además una de las primeras películas de la historia que contaba una historia, con su introducción, nudo y desenlace. Y ayudó a introducir la idea de que el cine podía retratar fantasías, mundos exteriores y ciencia-ficción; es decir, podía expresar nuestra imaginación más allá de lo que podemos experimentar", añadió Kuntz.

El guión de este filme se basaba libremente en "De la Tierra a la Luna", novela escrita por Verne en 1865, y en "Los primeros hombres en la Luna", ideada por Wells en 1901.

Pero también hubo quien arrojó nuevas ideas.

El visionario austríaco Fritz Lang, adelantándose a su tiempo como ya hiciera en "Metropolis", imaginó en 1929 "Die Frau im Mond", una película donde un problema con el tanque de oxígeno obliga a parte de la tripulación -ya en la Luna en busca de oro-, a regresar a la Tierra antes de tiempo, como le ocurriría realmente años después al "Apolo XIII".

En plena Guerra Fría llegó Stanley Kubrick con "2001: A Space Odyssey" (1968) para hablar en su argumento sobre "el lado oscuro de la Luna". Años después, su pupilo Steven Spielberg creó "Close Encounters of the Third Kind" (1977), cuando el interés por la carrera especial estaba en la cúspide.

"Aquellas películas trataban sobre creer en lo imposible, sobre la capacidad del hombre para ir más allá de nuestro propio planeta", apuntó a Efe Crickett Rumley, profesora de la Escuela de Cine y Actuación de Nueva York.

Pero sin duda la película definitiva hasta ahora sobre esta temática es "Apolo 13" (1995), de Ron Howard, protagonizada por Tom Hanks, Bill Paxton, Kevin Bacon y Ed Harris.

"Houston, tenemos un problema". Con esa frase comenzó una de las peores pesadillas de la NASA, cuando explotaron los tanques de oxígeno del "Apolo XIII", y los astronautas -Jim Lovell, Fred Haise y John Swigert- tuvieron que abortar su anhelado paseo lunar, con el riesgo de no regresar con vida a la Tierra.

La NASA permitió a Howard construir parte de sus escenarios en un simulador -también llamado "el cometa del vómito"- que durante 23 segundos conseguía recrear una situación en la que no existe la fuerza de la gravedad.

Sin embargo, la Luna ya no es un objetivo principal para la industria del cine, a pesar de éxitos como "Space Cowboys" (2000), de Clint Eastwood, en la que el personaje de Tommy Lee Jones, postrado sobre una roca lunar, visualizaba el globo terrestre mientras sonaba de fondo "Fly Me to the Moon", de Frank Sinatra, en el plano final del filme.

"Cuanto más supimos sobre la Luna, menor era el interés del cine en ella porque no había tantos misterios. Por eso Marte puede darle el testigo, como ya apuntó Brian De Palma ("Mission to Mars", 2001), aunque puede que veamos películas sobre la colonización de la Luna", indicó Kuntz.

Por el momento España pondrá su granito de arena a este subgénero con la llegada de "Black to the Moon", una cinta de animación en 3-D producida por Baleuko (Durango), cuya protagonista es Coco, una oveja que está convencida de que ha nacido en la Luna.

Antonio Martín Guirado. EFE

martes, 14 de julio de 2009

Lunas y Júpiter

Lunas y JúpiterLa luna terrestre y el planeta Júpiter hicieron un bella pareja en la noche a final de la semana pasada.

Esta visión celestial grabada el 11 de julio desde la Bretaña al noroeste de Francia, captura la brillante conjunción a través de un banco de nubes. Las nubes añaden drama y misterio a la escena pero también están posicionadas para reducir la intensa luz lunar.

Como resultado, la exposición captura los propios satélites Galileanos de Júpiter (abajo a la derecha) como pequeños alfileres de luz, alineados y abrazando al gigante de gas de nuestro Sistema Solar.

Después de esta semana, la Luna se prepara para una conjunción con Marte y Venus en los cielos matutinos.

Créditos & Copyright: Anne Riou
Observatorio.info

lunes, 13 de julio de 2009

Un físico español defiende la veracidad del viaje a la Luna

Eugenio Fernandez AguilarEl profesor de Física Eugenio Fernández Aguilar ha desmontado los bulos y leyendas más difundidos sobre la falsedad de los viajes a la Luna en su libro La conspiración lunar ¡vaya timo! (Laetoli). La publicación de la obra coincide con los cuarenta años del primer paseo lunar (el del astronauta estadounidense Neil Armstrong), aniversario que tendrá lugar el 20 de este mes. "La llegada del ser humano a la Luna fue un hito histórico que debe ser celebrado con orgullo y no relegado al oscuro baúl de los misterios", ha dicho Fernández.

La conspiración lunar ¡vaya timo! describe las tesis de los principales detractores de la conquista espacial. Entre los conspiradores -que sostienen que la epopeya fue, en realidad, una simulación-, Fernández Aguilar sitúa a Bill Kaysing, David Percy y Bart Sibrel. También dedica algunos párrafos a los españoles (Santiago Camacho, Iker Jiménez y J.J. Benítez) mediante el repaso de libros, artículos y documentales.

El autor ha elaborado una selección de los cientos de propuestas de los amantes de la conspiración, de las que ha elegido sólo 50, algunas relacionadas con argumentaciones muy divulgadas como que "la bandera ondea, no hay estrellas en el cielo, sombras imposibles...". Fernández analiza cada una de estas hipótesis "con la la lupa de la ciencia y de la razón, para demostrar que carecen de sentido, que adolecen de algún tipo de error en su presentación". Su conclusión es tajante: "Ninguna de estas hipótesis llega a la categoría de evidencia, pues son falaces por una u otra razón". Cada refutación "se complementa con citas, imágenes y referencias a las fotos y vídeos oficiales de la NASA, para que cualquier lector pueda verlo en su propia casa si lo desea".

Contra las afirmaciones pseudocientíficas

Tras echar por tierra estas 50 hipótesis, el físico ofrece pruebas contundentes que respaldan la veracidad de las misiones Apollo. Entre otras, los espejos dejados en la Luna para medir con precisión la variable de la distancia desde la Tierra, los casi 400 kilos de rocas traídos a la Tierra y la posición de los soviéticos, que, pese a ser los competidores más serios de EE UU en la carrera espacial, nunca denunciaron que los viajes fuesen falsos (aunque eran los primeros interesados en demostrarlo).

A modo de anécdota, Fernández incluye testimonios de personalidades como Manuel Toharia, Félix Ares o Miguel de la Quadra Salcedo, que recuerdan cómo vivieron los primeros pasos de Armstrong en la Luna. Este libro, el décimo de la colección ¡Vaya timo!, se ajusta a la filosofía de Javier Armentia, director de Laetoli, que pretende contrarrestar las "supercherías que se repiten y venden como ciertas". "Algunas -ha dicho Armentia- llegan a alcanzar notoriedad gracias a los medios de comunicación, que nos transmiten misterios aparentemente sobrenaturales o afirmaciones pseudocientíficas sin establecer antes un mínimo criterio de veracidad".

EFE

La NASA desarrolla tecnología para generar energía en la Luna

Concepto artístico del Sistema de Energía por Fisión en Superficie insertado en regolito lunar. NASACientíficos de la NASA desarrollan tecnología de punta para generar energía en la Luna basándose en un invento del siglo 19.

¿Alguna vez se ha preguntado cómo prepararía su taza de café por la mañana si viviera en otro planeta o, tal vez, en la Luna? La bebida humeante sería obligatoria en una fría mañana lunar.

Pero con escasa luz solar, sin carbón o madera para quemar, y sin agua corriente para generar energía hidroeléctrica, ¿cómo podríamos preparar una taza de café, y mucho menos el desayuno, o calentar la casa o alimentar los equipos de soporte y las herramientas que se necesitan para vivir y trabajar allí?

La NASA, mientras planea un futuro puesto en la Luna, ha estado haciendo estas preguntas recientemente.

Hay más de una manera de generar energía en la Luna. La Energía por Fisión en Superficie (Fission Surface Power ó FSP, en idioma inglés) es una de las opciones que la NASA está considerando. Si este método es escogido, una máquina inventada a comienzos de 1800 por los hermanos escoceses Robert y James Stirling podría ayudar para que esto se logre.

Los hermanos Stirling estaban tan orgullosos de su invento que le pusieron su nombre —y con justa razón. Con el tiempo, la máquina de Stirling —que podría haber sido una pequeña máquina, confiable y eficiente— ha incrementado su reputación aquí en la Tierra y, algún día tal vez, demostrará su valor en la Luna.

"Quienes habiten un puesto en la Luna van a necesitar una manera segura y eficiente de generar luz, calor y electricidad", dice Mike Houts, del Centro Marshall para Vuelos Espaciales, de la NASA. "La máquina de Stirling, digna de confianza, tiene las características adecuadas. No solamente es confiable y eficiente, sino que además es limpia y versátil".

La NASA ha unido sus esfuerzos con el Departamento de Energía de Estados Unidos con el propósito de desarrollar la tecnología de Energía por Fisión en Superficie para producir calor y alimentar con él la máquina de Stirling que, a su vez, convertiría esa energía calórica en electricidad para que pueda ser usada por los exploradores lunares.

No queda aún claro si este tipo de sistema de generación de energía será adoptado por la NASA, pero realmente tiene cualidades muy atractivas. Houts explica: "Una ventaja clave de este sistema es que no necesitaría luz solar para funcionar. Un sistema FSP podría ser usado para proveer energía a cualquier hora, en cualquier lugar, en la superficie de la Luna o de Marte. Podría ser usado en los polos y lejos de los polos, podría sobrevivir a una fría noche lunar y trabajaría adecuadamente en lugares como cráteres profundos que siempre están en tinieblas. Ni siquiera una de esas arremolinadas tormentas de polvo marcianas que tapan la luz del Sol podría detener su funcionamiento".

La máquina que planea la NASA solamente necesitaría producir alrededor de 40 kilovatios de potencia, o menos —justo lo necesario para alimentar un puesto en la Luna.

"Este nivel de potencia es alto para los estándares espaciales actuales, pero es extremadamente bajo para los estándares terrestres", dice Houts. "Es alrededor de 1/20.000 de lo que un reactor típico puede producir en la Tierra. En la Luna, necesitaríamos solamente un reactor pequeño —la porción abastecida con combustible mediría apenas 25 cm por 45 cm (10 pulgadas por 1,5 pies de largo)".

Podría proveer más energía con menos masa que otros sistemas de generación de energía. El sistema completo, un radiador montado sobre una máquina de Stirling, que a su vez está montada sobre un reactor, podría guardarse en un espacio pequeño dentro de un vehículo de alunizaje.

Antes de desarrollar el sistema final, Houts y su equipo están ahora poniéndolo a prueba con energía no-nuclear para llevar a cabo las pruebas de concepto.

"Estamos haciendo pruebas en un vacío térmico para aprender cómo hacer funcionar y controlar el sistema en la Luna", dice Houts. "Estamos usando calentadores de resistencia para simular el calor nuclear. Las resistencias eléctricas producen calor".

Después de que la prueba del sistema demuestre la viabilidad del concepto, el equipo podría recibir instrucciones de construir el "verdadero sistema", esta vez basándose fuertemente en la experiencia con reactores estadounidenses y de otros países.

"Estaría hecho de acero inoxidable y funcionaría con dióxido de uranio. Esta combinación ha sido usada en reactores terrestres alrededor del mundo, así que los científicos e ingenieros están acostumbrados a manejarla".

La unidad no estaría activa durante el lanzamiento, pero sería "encendida" una vez que estuviera instalada en la superficie de la Luna, donde estaría rodeada por un escudo para prevenir cualquier daño que pudiese causar la radiación emitida por el dispositivo.

"Sería muy seguro", dice Houts. "Y la belleza de este sistema es que sería prácticamente autoregulable".

Así es como funcionaría: Dentro del reactor, hay un manojo de pequeños tubos llenos de uranio. En la parte exterior del reactor hay tambores de control —un lado de cada tambor refleja neutrones y el otro lado los absorbe, otorgando así una manera de controlar la tasa a la cual se reflejan los neutrones que escapan del núcleo del reactor. Para encender la unidad, se enciende el lado absorbente de cada tambor de control, lejos del núcleo del reactor, de modo que el material reflectante mira hacia adentro y envía a los neutrones que escapan de regreso al núcleo. Esto da como resultado un incremento en la cantidad de neutrones disponibles, lo cual permite que se genere una reacción en cadena autosustentable, que produce calor.

Un refrigerante (que está formado por una mezcla de sodio y potasio)* fluye a través de los espacios entre los tubos, recoge el calor térmico producido por el uranio en reacción y transfiere el calor al motor de Stirling. Este motor hace entonces su magia** para generar electricidad. Mientras tanto, el refrigerante, que se ha "liberado" de una parte de su cargamento (el calor) para enviarlo al motor de Stirling, circula de regreso al núcleo del reactor, donde recoge el calor nuevamente y está listo para repetir el ciclo entero.

El sistema usaría solamente una pequeña cantidad de combustible —1 kilogramo de uranio cada 15 años —y aún tendría suficiente reactividad como para funcionar durante décadas.

"Le damos una vida útil de 8 años, sin embargo, porque algo más podría fallar antes de que se acabe el combustible".

Después de apagarlo, la radiación emitida por el sistema disminuiría rápidamente. Un sistema de reemplazo podría ser fácilmente reinstalado en el mismo sitio.

Ciencia@NASA

Google+ Followers

  ©Template Blogger Elegance by Dicas Blogger.

TOP